San José amó a Jesús con corazón de padre

‘Patris corde’ (Corazón de pa­dre), se titula la Carta Apos­tólica con la que el Papa Francisco proclamó el año de san José (8 de diciembre de 2020 al 8 de diciembre de 2021), ya que precisa­mente, José amó a Jesús con corazón de padre. El Mesías fue llamado en los cuatros Evangelios como “el hijo de José” (Cf. Lc 4, 22; Jn 6, 42; Mt 13, 55; Mc 6, 3).

La exaltación para este humilde car­pintero, se dio con motivo del aniver­sario número 150 de la declaración de san José, como patrono de la Iglesia universal (8 de diciembre de 1970, por el Papa Pío IX), celebración que se da en medio de la pandemia de la COVID-19, que acrecentó todo tipo de crisis, incluidas las espirituales; pero que también, puso en evidencia una gran cantidad de héroes: médicos, enfermeros, personal de supermerca­dos y farmacias, voluntarios, sacerdo­tes, religiosos, entre otros, que mos­traron al mundo -como dice el Papa Francisco- “que nadie se salva solo”. Y es que, estos héroes, que en la co­tidianidad pasan desapercibidos, son reflejo de la figura de san José, cuya presencia fue discreta, pero su papel en la historia de la salvación, fue fun­damental.

La Diócesis de Cúcuta, a través del Centro de Comunicaciones diocesa­no, con gozo aceptó la invitación del Papa Francisco, para dedicar un año a san José, quien es el patrono de esta Iglesia Particular, de la Catedral, de los Seminarios Ma­yor y Menor, y de Cúcuta, ciudad capital de Norte de Santander. Desde el Pe­riódico La Ver­dad y la Emi­sora Vox Dei, se elaboraron diversas piezas en torno a la vida del esposo de María y padre de Jesús: sus patronaz­gos, devociones piadosas y virtudes, fueron algunos de los temas aborda­dos, con el objetivo de animar a los fieles bautizados a comprender que se necesita abandonarse con confianza en Dios, y esto lo enseña la humildad de José, quien, sin entender el plan de Salvación, guardó en su corazón fi­delidad y esperanza en el Señor. A Él se consagró en cuerpo, mente y alma, dedicándose a cuidar de su familia, dando el mejor ejemplo de padre, es­poso y proveedor. Un hombre sabio, justo y valiente.

Durante este año, se invitó al pueblo de Dios que peregrina en Cúcuta, a consagrarse a san José, porque en su infinita humildad y amor por Jesús, también recibe a todos los hombres de la tierra como sus hijos espiritua­les, con corazón de padre, para prote­gerlos y guiarlos. De esta manera, es­tar más cerca al Reino de los Cielos, porque ir a José, es ir a Jesús.

De José no se conoce mucho, su ori­gen se atribuye a la nobleza, hijo de reyes y profetas, fue un príncipe de nacimiento, pero siempre vivió en la pobreza, enseñando que las riquezas son las espirituales. Palabras suyas tampoco hay pronunciadas en la Sa­grada Escritura, pero es el santo más importante después de la Santísima Virgen María. José ocupa gran espa­cio en el Magisterio pontificio:

-‘Quemadmodum Deus’ (Del modo en que Dios), del beato Pío IX. En 1870, declara a san José, patrono de la Iglesia universal.

– Discurso a las asociaciones cris­tianas de trabajadores italianos, por el siervo de Dios, Papa Pío XII. En 1955 presenta a san José Obrero como patrono de los trabajadores.

– ‘Redemptoris custos’ (Custodio del Redentor), de san Juan Pablo II. En 1989 enseña sobre la figura y la misión de san José en la vida de Cris­to y de la Iglesia.

– Catecismo de la Iglesia Católica. En el numeral 1014 lo confirma pa­trono de la buena muerte: La Iglesia nos anima a prepararnos para la hora de nuestra muerte (“de la muerte repentina e imprevista, líbranos Se­ñor”: Letanías de los santos), a pedir a la Madre de Dios que interceda por nosotros “en la hora de nues­tra muerte” (Avemaría), y a con­fiarnos a san José, patrono de la buena muerte: «Habrías de ordenarte en toda cosa como si luego hu­bieses de morir. Si tuvieses bue­na conciencia no temerías mucho la muerte. Mejor sería huir de los pecados que de la muerte. Si hoy no estás aparejado, ¿cómo lo estarás mañana?» (De imitatione Christi 1, 23, 1).

– ‘Patris corde’ (Corazón de pa­dre), del Papa Francisco. En 2020 se declara el año de san José, des­tacando su papel en la historia de la Salvación.

Finalizando el año de san José, no termina la admiración por este hom­bre lleno de virtudes, la devoción al glorioso Patriarca ha sido fortaleci­da y continuará vigente, inspiran­do a cada uno desde su vocación a acogerse a la voluntad de Dios y encontrar en las fragilidades, la grandeza del Reino de Dios.

A continuación, querido lector, un re­galo del Periódico La Verdad: Ingre­se a https://issuu.com/periodicolaverdad/docs/especiales_san_jos_ y encuentre el recopilado de todos los artículos dedicados a san José durante este año. Por otra parte, en https://diocesisdecucuta.com/diocesis2/especial-san-jose/ podrá descargar el documento con los artículos y además, la novena a san José.

Suscríbete y recibe noticias y actualidad de nuestra Diócesis

Noticias Diocesis, Últimas noticias