Comprometidos con la caridad de Jesucristo, la Diócesis de Cúcuta lleva ayudas a los afectados por el invierno

Parroquia Visitación de Nuestra Señora. Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

La Diócesis de Cúcuta, a través de la Corporación de Servicio Pas­toral Social (COSPAS), dirigida por el padre Abimael Bacca Vargas, junto con el apoyo del Secretariado Nacional de Pastoral Social Cáritas Colombiana y Catholic Relief Servi­ces (CRS) -que es una agencia católica internacional humanitaria, fundada en Estados Unidos-, continúa ayudando a las familias más vulnerables, afectadas por el invierno.

Conjunto Residencial Los Arrayanes

Las familias damnificadas del barrio 20 de julio en Villa del Rosario y del Anillo Vial Occidental de Cúcuta, ubi­cadas en los barrios 23 de Enero, Ma­nuela Beltrán y Nuevo Horizonte; los habitantes de los asentamientos huma­nos de Los Canarios, La Isla, La Pla­yita; y la comunidad de los conjuntos residenciales Los Arrayanes y Rincón del Rodeo; previamente caracterizados por los párrocos y agentes de pastoral de estas zonas, fueron los beneficiarios de bultos de mercados, litros de agua potable tratada, kits de higiene per­sonal, vajillas y utensilios de cocina, y kits purificadores de agua. Ayudas que se entregaron el pasado martes 6 de abril, con el acompañamiento del Administrador Apostólico de la Dió­cesis de Cúcuta, Monseñor José Li­bardo Garcés Monsalve.

Precisamente, Monseñor le expresó a cada una de las familias que “aunque se pierdan las cosas materiales, lo cual duele, si tenemos a Dios en el cora­zón, no quedamos solos, no estamos desamparados”. Y es que “la presen­cia del Resucitado nos acompaña, hoy vengo a traerles a Jesucristo, que es nuestra esperanza (…) Nos acompaña y nos levanta a través de la caridad de los creyentes católicos”. Gracias a los benefactores que con­tribuyen con las obras de esta Iglesia Par­ticular, COSPAS no solamente realiza una entrega material, sino “les deja la presencia de Dios con ustedes y sus familias… queremos que habite Jesucristo en cada hogar”.

COSPAS realiza un trabajo mancomunado por toda la comunidad

El sacerdote Carlos Arturo Flórez Gó­mez, párroco de Nuestra Señora de la Candelaria y subdirector de COSPAS, resaltó que las entregas de ayudas a las familias más necesitadas ha sido un trabajo mancomunado con la Igle­sia tanto nacional como internacional, junto a otras organizaciones que cons­tantemente cooperan con los proyec­tos de Pastoral Social. Así mismo las comunidades han sido receptivas con la ayuda de la Iglesia, la cual “siempre ha estado cercana en los momentos de alegría y dificultad, independiente­mente si las personas son cristianas católicas o no, la Iglesia siempre ha estado pendiente de las comunida­des, porque es para todos los necesi­tados”, afirmó el presbítero y expresó su alegría por ayudar a los más vulne­rables: “me da mucha alegría compar­tir y espero que entre todos, podamos seguir aportando un granito de arena, para ir construyendo cada día en nues­tras comunidades más sufridas y nece­sitadas”.

La Iglesia que acompaña en la construcción de sueños

Juan Gabriel Hernández Sánchez, pre­sidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Manuela Beltrán, relató que la presencia de la Diócesis de Cúcu­ta ha estado con su comunidad desde que empezó a formarse como asen­tamiento humano y hoy es un barrio legalmente constituido con todos los servicios básicos domiciliarios. Para Hernández, el acompañamiento de la Pastoral Social en todo el proceso de crecer como comunidad, “ha sido in­condicional”. Manifiesta que el desa­rrollo de proyectos como Integración Local, les ayudó a alcanzar la meta de legalización del barrio, entre otros proyectos con los cuales han sido be­neficiados.

Hoy día, Juan Gabriel, quien inició como beneficiario de la caridad de la Diócesis de Cúcuta, ya hace parte del equipo de trabajo de COSPAS, donde cumple con tareas en pro de su comu­nidad.

Apoyo constante al migrante

Parroquia Cristo Camino

En la parroquia Cristo Camino, ubica­da en el barrio Nuevo Horizonte, perte­necen a su comunidad un gran número de población migrante venezolana, los cuales han sido acogidos por diferen­tes proyectos de la Pastoral Social de la Diócesis de Cúcuta. Una de las be­neficiarias es Belkys Mendoza, mujer y madre venezolana que llegó a Cú­cuta en el año 2018 y gracias a COS­PAS ha estado vinculada en el trabajo con los niños y la consolidación de la paz en las comunidades. En este día 6 de abril, durante la entrega de ayudas manifestó su agradecimiento, porque “verdaderamente con las lluvias desde el año pasado muchas familias queda­ron sin nada y todo este tiempo han sido bendecidos con la solidaridad de la Iglesia y la Pastoral Social. Hoy re­ciben estos kits, que son bendiciones que manda Dios”, aseguró Belkys.

Suscríbete y recibe noticias y actualidad de nuestra Diócesis

Noticias Diocesis, Últimas noticias