Óbolo de San Pedro: “Consuélense unos a otros y edifíquense mutuamente, como ya lo están haciendo” (1 Ts 5, 11)

La colecta del Óbolo de San Pedro es una campaña anual que se lleva a cabo en el marco de la fiesta de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, cuyo objetivo es contribuir con la misión del sucesor de Pedro en su ministerio apostólico y caritativo.

La manera de participar es brindando una ayuda económica al Santo Padre; todas las ofrendas, sean grandes o pequeñas, tienen un gran valor simbólico: son un signo concreto de comunión con el Papa.

¿Cómo se destinan los recursos recaudados? 

  1. Se sostienen numerosas actividades de servicio a toda la Iglesia universal llevadas a cabo por los Dicasterios que asisten al Papa en la evangelización, la promoción del desarrollo humano integral, la educación, la comunicación, etc.
  1. Contribuye a muchas obras caritativas de asistencia directa a los más necesitados: personas y familias en dificultad, poblaciones afectadas por calamidades naturales o guerras; asistencia humanitaria y ayuda al desarrollo.

“Consuélense unos a otros y edifíquense mutuamente, como ya lo están haciendo” (1 Ts 5, 11), es el lema con el que se promueve el Óbolo a nivel universal y en Colombia, la Conferencia Episcopal apoya a la Nunciatura con el lema: «Oremos por el Papa Francisco y apoyemos sus obras de caridad en el mundo». 

¿Cómo hacer llegar su aporte al Papa? 

  • Entregar la donación en el templo parroquial, indicando que es para el Papa Francisco.
  • Consignar en la cuenta de ahorros Davivienda 014542872 a nombre de la Nunciatura Apostólica.

El Papa, como Pastor de toda la Iglesia, se preocupa tanto de las necesidades de evangelización (espirituales, educativas, de justicia, de comunicación, de caridad política, de actividad diplomática…) como de las necesidades materiales de diócesis pobres, institutos religiosos y fieles en grave dificultad (pobres, niños, ancianos, marginados, víctimas de las guerras y de los desastres naturales, educación católica, ayuda a prófugos y migrantes, ayudas especiales a diócesis en situación de necesidad, etc.).

Para vigilar sobre la máxima eficiencia de la Curia Romana y sobre el empleo de las ayudas recibidas, en estos últimos años se ha puesto en marcha un proceso de reorganización de los Dicasterios orientado a reducir al máximo los gastos de funcionamiento interno en favor de los destinados a finalidades asistenciales y misioneras.

“¡La Iglesia somos todos! Todos los que siguen al Señor Jesús y que, en su nombre, se acercan a los últimos y a los que sufren, tratando de ofrecer un poco de alivio, de consuelo y de paz”. Papa Francisco.

Iglesia católica colombiana augura éxitos al presidente electo del país

Pasada la jornada electoral de segunda vuelta presidencial, Monseñor Luis José Rueda Aparicio, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) y Arzobispo de la Arquidiócesis de Bogotá y primado de Colombia, felicitó a los ciudadanos participantes del ejercicio democrático y expresó los buenos deseos de parte de la Iglesia Católica para Gustavo Petro Urrego, presidente electo y Francia Márquez Mina.

“Hemos hecho un esfuerzo democrático mostrando la responsabilidad, la madurez y el amor por Colombia. Ciertamente hay muchas cosas por corregir después de esta campaña, hay cosas que no se deben repetir, pero también es importante que miremos el presente y el futuro de Colombia”, afirmó el prelado, quien manifestó que se debe seguir luchando por la vida, la paz y el desarrollo humano integral.

Al presidente electo Gustavo Petro y a la vicepresidenta electa Francia Márquez, les auguró en nombre de los colombianos y la Iglesia, “los mejores éxitos, que tengan la sabiduría de Dios para conducir los destinos de la historia de Colombia”.

Obispos de Colombia ante segunda vuelta presidencial: Ejerzamos el derecho a elegir y seamos sembradores de esperanza

Los colombianos tienen una cita mañana domingo 19 de junio en las urnas, para elegir al primer mandatario del país, por lo que es responsabilidad y un compromiso cristiano, votar en las elecciones; es un derecho y un deber como ciudadanos.

A través de un comunicado, los Obispos católicos de Colombia, han manifestado la importancia de participar en los comicios, porque así se fortalece la democracia y se siembra la esperanza, porque con una elección responsable, se procura “el bien común con hechos”, se lee en la misiva.

Descargar comunicado.

Recomendaciones para la segunda vuelta de elecciones presidenciales

A través de un video-mensaje, Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) para las relaciones Iglesia-Estado, reflexionó acerca de las recientes elecciones presidenciales y mencionó tres recomendaciones para participar en la segunda vuelta de comicios.

Fortalecimiento de la democracia, empoderamiento de los programas de gobierno y excluir todo lenguaje de odio o violencia, son las tres pautas a tener en cuenta al momento de elegir al candidato en las urnas.

“Estamos de frente a un proceso con una importancia muy grande y debemos vivirlo de una manera activa, tenemos que participar conscientemente”, concluyó Monseñor Henao, pidiendo que el Señor ilumine y guíe este proceso electoral.

La participación en la vida política es una obligación moral

El pueblo colombiano está llamado mañana a ejercer su derecho al voto, esta intervención en la política del país es también un deber ciudadano; participar en la vida política, cívica y comunitaria del país, está consagrado en la Constitución Política de Colombia (artículos 95 y 103). Por ende, en este domingo 29 de mayo, todos los fieles bautizados y ciudadanos están invitados a sufragar en los comicios presidenciales.

Es también una exhortación que realiza la Iglesia Católica, para que todos pensando en el bien común, puedan elegir con responsabilidad, siendo el voto “la herramienta sin violencia más poderosa que tiene una sociedad democrática para determinar su futuro”, así lo consignaron los Obispos del país a través de un comunicado, donde manifestaron la importancia de participar “activa y conscientemente en los comicios”.

Descargar comunicado.

Candidatos a la presidencia firmaron pacto de no agresión

La Iglesia Católica, a través de Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, delegado de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) para las relaciones Iglesia-Estado, había anunciado esta propuesta, recordando que es importante que «se trabaje de manera muy decidida para excluir el lenguaje de odio en las campañas, excluir cualquier forma de agresión a través de redes sociales y de cualquier otro vehículo. El país necesita que se hagan todos los esfuerzos necesarios para que se escuchen las voces de otras propuestas políticas de manera respetuosa«.

Foto: Facebook Viva la Ciudadania

El martes 10 de mayo, al cierre del debate que se diera con tres de los candidatos a la Presidencia de la República, se firmó el pacto “Por una política pacífica, incluyente y sin discriminación”. Monseñor Luis José Rueda Aparicio, Arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal, durante su breve intervención explicó que este pacto busca “sensibilizar a candidatos, a equipos políticos, a medios de comunicación y a la ciudadanía colombiana, sobre la importancia de una cultura política basada en la verdad, en el reconocimiento y en el respeto por el opositor político«.

«Invitamos a apartarse del lenguaje ofensivo, racista y agresivo que promueve cualquier forma de discriminación, exclusión y persecución, para que esta campaña presidencial pueda ser un espacio de inclusión y de representación de la población colombiana en su diversidad«, afirmó el prelado.

Los candidatos Sergio Fajardo, Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández, firmaron el acuerdo. Por su parte Gustavo Petro, quien no estuvo presente en el debate por estar en el lanzamiento del documental “Una política del amor”, indicó que también firmaría el pacto.

Este pacto fue una iniciativa que se realizó gracias al impulso de las siguientes organizaciones: Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia – Andi, la Conferencia Episcopal de Colombia, la Misión de Observación Electoral MOE y Viva la Ciudadanía, con el acompañamiento de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia.

De acuerdo con lo reportado por la Misión de Observación Electoral – MOE, entre el 13 de marzo de 2021 y 13 de marzo de 2022, se han identificado 581 agresiones a líderes políticos, sociales y comunales del país, lo que hace de este periodo el más violento en los últimos tres procesos electorales de Colombia.

Frente a estas cifras Alejandra Barrios, directora de la MOE, afirmó “este panorama genera preocupación pues los líderes políticos son los principales participantes en los procesos electorales, y la experiencia desde 2014 evidencia que, en el marco de los mismos, las agresiones contra este tipo de liderazgo tienden a aumentar; situación que nuevamente ocurre en el 2022”.

La candidata del partido Verde Oxígeno, Ingrid Betancourt, señaló su interés en la firma de este Pacto. Desde el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia se está en diálogo con los demás candidatos para su respectiva firma.

Fuente: www.cec.org.co

El Papa Francisco acepta la renuncia de Monseñor Óscar Urbina Ortega

Monseñor Óscar Urbina Ortega, recibió este sábado 23 de abril, la aceptación del Papa Francisco para renunciar a su cargo episcopal como Arzobispo de Villavicencio, sede que había ocupado desde el 26 de enero de 2008, cuando tomó posesión; dicho nombramiento lo había realizado el Papa Benedicto XVI, el 30 de noviembre de 2007.

Es importante aclarar que el canon 401 del Código de Derecho Canónico (CIC), expresa que, los Obispos y los equiparados canónicamente a él, que hayan cumplido 75 años de edad o por enfermedad grave, se les ruega que espontáneamente o invitados por la autoridad competente, pasen la carta de renuncia a su cargo. Este canon tiene su fuente eclesiológica en el numeral 21 del decreto Cristus Dominus’ del Concilio Vaticano II, que resalta la importancia y alto grado de responsabilidad de su función pastoral en las Iglesias particulares. A los Obispos, según el canon 402 de Código del CIC, que se le haya aceptado la renuncia y a partir del momento que recibe la notificación del Romano Pontífice, cesa su oficio pastoral y queda vacante la sede episcopal y la nueva condición jurídica del Obispo renunciante es la de Obispo Titular, según el canon 376 del CIC.

Monseñor Óscar Urbina Ortega, natural de Arboledas (Norte de Santander) y sexto Obispo de la Diócesis de Cúcuta, quien hasta este momento desempeñaba su oficio pastoral como Arzobispo Metropolitano de Villavicencio, cumple con los dos requisitos canónicos (edad canónica que son los 75 años y su estado de salud no tan favorable) para presentar su carta de renuncia. Esta renuncia se presenta al Romano Pontífice y solo produce efectos jurídicos cuando sea aceptada por la autoridad competente que en este caso es el Papa.

El Papa Francisco recibió la petición de Monseñor Óscar y la aceptó, en primera instancia, por su estado de salud, que se agravó cuando presentó algunos quebrantos de salud como consecuencia del contagio por COVID-19, sufrido en noviembre de 2020, que lo llevó a permanecer en la clínica con un cuadro respiratorio complicado. Esta es la razón de su renuncia y no otros difundidos por algunos medios de comunicación y redes sociales.

Tolerancia cero con los abusos

En los últimos dos años, Monseñor Óscar ha recibido señalamientos negativos por la sociedad civil a causa de las distintas demandas que ha tenido que afrontar como Obispo de la jurisdicción eclesiástica de Villavicencio, a causa de varias denuncias de abusos a la moral sexual por parte de algunos sacerdotes de esta Arquidiócesis. Las faltas a la naturaleza del ministerio sacerdotal vendrían presentándose desde antes de Monseñor llegar a esta jurisdicción; sin embargo, en obediencia a la línea propuesta por el Papa Francisco de: Tolerancia cero con los abusos sexuales, Monseñor Urbina, ha estado siempre al frente de la problemática.

Obispos de la Provincia de Nueva Pamplona peregrinan por la paz en Arauca

Foto: Facebook Diócesis de Arauca

Los señores Obispos de la Pro­vincia Eclesiástica de Nueva Pamplona estuvieron reu­nidos el pasado 15 de marzo en el departamento de Arauca, por donde peregrinaron llevando un mensaje de paz y esperanza.

Monseñor Jorge Alberto Ossa Soto, Arzobispo de Nueva Pamplona; Monseñor José Libardo Garcés Monsalve, Obispo de la Diócesis de Cúcuta; y Monseñor Israel Bra­vo Cortés, Obispo de la Diócesis de Tibú; fueron recibidos por Monse­ñor Jaime Cristóbal Abril González, Obispo de la Diócesis de Arauca. Juntos emprendieron una serie de visitas por los municipios de Arau­ca, Arauquita, Tame, Saravena y Fortul, siendo un signo de comunión entre Diócesis hermanas que atienden el llamado del Papa Francisco, a ser una Iglesia que camina en sinoda­lidad.

Las visitas estu­vieron marcadas por profundos mo­mentos de oración con el rezo del Santo Rosario, la adoración al San­tísimo Sacramen­to y la celebración de la Sagrada Eu­caristía. Monseñor Jorge Alberto Ossa, expresó para los medios de comunicación de la Dió­cesis de Cúcuta que, “realizar esta peregrinación es unirnos al pueblo de Arauca, para que sepan que somos su familia y que sufri­mos con ellos”, ya que continuamente se siguen presen­tando alteraciones en el orden público y hechos de violen­cia. El Arzobispo de Pamplona ase­gura que el obje­tivo principal fue ofrecer la presencia de la Iglesia entre el pueblo sufrien­te, para que “sepan que no están solos en medio de tantas dificultades que atraviesan a diario”.

Monseñor Jorge Ossa aseguró que peregrinar por la paz “no es una ma­nifestación, la paz no es reclamar acuerdos, sino es un compromiso, un don de Dios”, y es este compro­miso cristiano el que lleva a hacer el bien y “respetar la dignidad hu­mana y la vida”, señaló que este es el mensaje que ellos quieren dar. Finalmente, invitó a las familias de toda la Provincia de Nueva Pamplo­na a trabajar desde sus hogares por la paz, a los educadores a sembrarla en sus estudiantes y a todo el pueblo de Dios a tener una “íntima unión con el Señor, Él carga con nuestro dolor y nos llama a reconciliarnos con Él y con nuestros hermanos”, puntualizó.

Obispos de Colombia piden solidaridad creativa en favor de la vida

Luego de conocerse este lunes 21 de febrero, la decisión tomada en la Corte Constitucional colombiana, sobre la despenalización del aborto hasta las 24 semanas de gestación, el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Monseñor Luis José Rueda Aparicio, expresó a través de un video-mensaje la posición de la Iglesia Católica frente a esta legislación.

Monseñor no solo expone los fundamentos cristianos, sino que se ampara en la misma Constitución Política de Colombia, donde se exalta el derecho a la vida, como “un derecho fundamental de todos los ciudadanos”.

 

Por otra parte, este martes, el episcopado colombiano publicó un comunicado, manifestando la “perplejidad y profundo dolor”, con el cual reciben la noticia, ya que “no se puede ocultar o minimizar el hecho de que todo embarazo implica la existencia de otro ser humano”. Los Obispos católicos del país piden una solidaridad creativa por parte de todo el pueblo colombiano, para responder con “acciones humanitarias ante situaciones que pongan en peligro la vida o la salud de las personas”.

Descargar comunicado: ¡Recurramos todos a la solidaridad creativa en favor de la vida!

Ante elecciones, los Obispos llaman a la responsabilidad

Foto: Facebook Conferencia Episcopal de Colombia

Desde el pasado lunes 14 y hasta ayer jueves 17 de febrero, los Obispos del país, se reunieron en las instalaciones de la Conferencia Episcopal de Colombia, para reflexionar acerca de la actitud y el mensaje que la Iglesia Católica en este país, debe asumir frente a las múltiples y difíciles realidades que se viven en las distintas regiones.

Las jornadas de la CXII Asamblea Plenaria, estuvieron marcadas por diversos momentos de oración, de manera que es el Espíritu Santo de Dios que inspira a los sucesores de los Apóstoles a concluir sobre la forma como los bautizados en Colombia deben orientar su fe, en medio de los diferentes contextos sociales, políticos y económicos.

El 17 de febrero se presentó a la opinión pública en rueda de prensa, el mensaje que el episcopado dirige al pueblo colombiano, en el marco de los próximos comicios electorales, donde hacen un llamado a los fieles sobre la responsabilidad y el deber de asistir a las urnas, pero también acerca de la responsabilidad de elegir servidores, que, desde el testimonio de vida, demuestran que su vocación es el servicio y la entrega por la comunidad. De la misma forma, instan a los líderes políticos para servir y ejercer liderazgos que contribuyan a la construcción de un país mejor.

Descargar mensaje de los Obispos católicos de Colombia a propósito del año electoral.