Conozca cómo colaborar con la Casa de Paso ‘Divina Providencia’

La obra de la Casa de Paso ‘Divina Providencia’ se sostiene gracias a la generosidad de personas, organizaciones internacionales, movimientos apostólicos, el comercio de la ciudad, que han brindado apoyo material y espiritual para que ningún venezolano se quede sin comer.

A la fecha se han entregado casi 500.000 almuerzos, brindando un plato de comida caliente cada día a más de 2.000 personas.  “Esta Casa es un pequeño consuelo para estos venezolanos, les damos un vaso fresca, un café y un plato de comida caliente”.  Afirma Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid.

Si usted desea hacer parte de este servicio, de ayudar a la Casa de Paso con su generosidad, puede aportar a través de una consignación con las siguientes coordenadas bancarias:

Código Swift: COLOCOBM (en caso que le pidan 11 dígitos indicar que se agreguen tres X, es decir, queda COLOCOBMXXX).

A nombre de: Diócesis de Cúcuta NIT: 890500597-1 Dirección Av 1 # 27-131 San Rafael.

Cuenta de Ahorros Bancolombia: 08865722720

Correo electrónico: obispo@diocesisdecucuta.com

En caso que soliciten la dirección (ubicación) de Bancolombia, indicar la dirección de Comercio Internacional de la ciudad de Cúcuta, que está ubicado en la calle 4 # 3 -24 Cúcuta, Norte de Santander.

Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, en nombre de la Diócesis de Cúcuta, agradece los gestos de bondad.

Monaguillos consagrados para iniciar labores pastorales

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

El sábado 14 de julio, en la Catedral san José, se dieron cita los monaguillos y monaguillas de esta Iglesia particular para su bendición y envío por parte del Obispo de la Diócesis de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid.

En la celebración de la Sagrada Eucaristía, presidida por Monseñor Víctor, los niños y niñas monaguillos recibieron la consagración para ejercer su labor pastoral en cada una de las parroquias a las cuales pertenecen.

Durante su homilía, Monseñor les explicó el valor de los sacrificios, puso el ejemplo de un partido de fútbol que se jugaba en ese momento, el juego por el tercer y cuarto lugar de la Copa del Mundo de fútbol.  “Dios los puede estar llamando a servirle, hoy se perdieron Bélgica Vs. Inglaterra (el partido), pero lo sacrificaron por algo importante, por vivir su vida de fe”, expresó el Obispo, quien también les dijo que “seguir al Señor es estar en la luz”.

A los padres de familia, los animó a cuidar a los niños, hacer respetar sus espacios y la dignidad del servicio de los niños en las parroquias.  También afirmó que la Diócesis de Cúcuta tiene normas para proteger a los niños y que su servicio debe ser solo en el altar.  “Acompáñenlos y ustedes mismos participen también de esa santidad, de esa cercanía al altar”, concluyó Monseñor Víctor Manuel.

A los niños en esta Iglesia, se les anima a vivir con alegría el servicio del altar, creciendo en valores y virtudes cristianas que les ayude cada día en el camino de la fe.

Jóvenes profundizan en el conocimiento de la Sagrada Escritura

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

El día sábado, jóvenes de diferentes parroquias de la Diócesis de Cúcuta, se dieron cita en el auditorio de la Parroquia San Antonio de Padua, para una jornada de socialización sobre los respectivos temas que adelantarán los Coordinadores de la Pastoral Juvenil en cada una de sus localidades.

El padre Jorge Andrés Suárez, delegado de la Pastoral Juvenil, animó el encuentro al que asistieron aproximadamente 60 jóvenes.

El desarrollo de los temas correspondió a los que se tratarán en los meses de julio y agosto, los cuales tienen por objetivo profundizar en el conocimiento de Dios y la Sagrada Escritura.

Diócesis de Cúcuta dona 250.000 hostias a Venezuela

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

La Diócesis de Cúcuta que viene sirviendo a los migrantes venezolanos en la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, donde se distribuyen diariamente más de 2.000 almuerzos, se acercó al  puente internacional Simón Bolívar (La Parada, Villa del Rosario), para donar a las Diócesis fronterizas 250.000 hostias, ante la escasez que se vive en el vecino país y la crisis política y social que se acentúa cada día más.

Gracias a la generosidad de esta Iglesia particular, de Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta, se provee a Venezuela la materia prima para la celebración de la eucaristía, debido a la carencia del Pan para la consagración y participación plena y activa de los fieles en este Sacramento.

Este gesto de solidaridad, que se suma a las acciones pastorales, materiales y espirituales de ayuda a la población venezolana, llega hasta las Diócesis de Barinas (estado de Barinas) y de Guanare (estado Portuguesa de Venezuela).

Ante la crisis, es importante responder también a las necesidades de la Iglesia, para colmar de fe a quienes pasan en estos momentos por situaciones de intranquilidad.  También el pasado 28 de marzo, Monseñor Víctor hizo entrega de 250.000 hostias, para que los hermanos de Venezuela pudieran celebrar las eucaristías correspondientes a la Semana Mayor.

Jóvenes atendieron el llamado del Señor

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

La Diócesis de Cúcuta invitó a los jóvenes al campamento vocacional en la vereda Boyacá, en el municipio de Gramalote, desarrollándose del 25 al 29 de junio.

Atendieron la convocatoria 24 jóvenes con edades entre los 16 y 28 años, bachilleres y universitarios, inquietos por buscar cómo responder el llamado del Señor.  Acompañados por seminaristas y sacerdotes que estuvieron compartiendo charlas de motivación sacerdotal.

Los temas presentados en estas charlas fueron el proyecto de vida, cómo ser cristiano en este mundo actual y cómo vivir a los pies del Maestro.

El seminarista Carlos Pacheco, asistente al campamento, expresó que esta “fue una experiencia maravillosa, donde ellos (los jóvenes) poco a poco han buscado darle una respuesta al Señor.

Por otra parte, Jesús Fajardo, seminarista de año pastoral, les manifestó que “seguir a Cristo, no vale la pena, vale la vida”, además de afirmar que no deben tener miedo o considerarse incapaces de responder el llamado del Señor, porque “Él no llama hombres perfectos, él instruye a los que llama y los llama por su nombre”, concluye.

El proceso después de este campamento es continuar con los encuentros para seguir siendo orientados, seguidamente serán evaluados por medio del test psicológico y tendrán una entrevista con los padres formadores.

Salud para los migrantes en la Casa de Paso Divina Providencia

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

En la Casa de Paso Divina Providencia de la Diócesis de Cúcuta, además de alimentar diariamente a más de 2.000 migrantes de Venezuela, también tiene a disposición de ellos atención médica.

A la Casa de Paso asisten médicos voluntarios que ofrecen consultas primarias o prioritarias, a mujeres embarazadas, niños y adultos mayores.  Los profesionales de la salud realizan jornadas de atención mínimo dos veces a la semana.

Andrés Rozo, médico egresado de la Universidad de Pamplona, relata que llegó allí a través de una Brigada realizada por la ESE Hospital Regional Norte hace cuatro meses y desde entonces ha asistido a la Casa como voluntario y asimismo ha vinculado a colegas, convenciéndolos de apoyar esta obra de la Diócesis de Cúcuta.

La atención que se brinda primordialmente es de prevención, igualmente se atienden enfermedades que no sean de urgencia.  Diariamente se atienden 15 personas si solo hay un voluntario, pero en días de jornada de atención o en días como el de hoy, que habían 6 médicos disponibles, se recibieron para consulta aproximadamente a 100 personas.

Médicos internos, médicos rurales, estudiantes de últimos semestres de medicina se han comprometido con la Casa de Paso.  Los medicamentos y vacunas que suministran a los migrantes han sido donaciones del Ministerio de Salud, Cáritas Internacional y ONG’s, entre otras entidades.

Además, cuentan con consultorio y las herramientas básicas para una consulta médica.

35 millones de euros destinará Unión Europea para apoyar atención a migrantes

Foto: elpitazo.com

El parlamento europeo aprobó la suma de 35 millones de euros para atender la crisis migratoria de venezolanos en Colombia y en los países donde han llegado.  El dinero vendrá de Bruselas y se empleará para solventar los recursos básicos para ayuda humanitaria y el desarrollo de las regiones que padecen esta crisis.

Patricia Llombart, embajadora de la Unión Europea afirmó que en materia de salud, cuentan con la colaboración de la Cruz Roja, a través de un punto móvil que atiende a lo largo de la frontera.  La comunidad europea ya había aportado ayuda al fenómeno migratorio de venezolanos en Colombia a través de socios como la Cruz Roja Colombiana, específicamente al punto de atención que se encuentra en La Parada, donde se atienden las necesidades inmediatas en salud de las personas que cruzan el puente Simón Bolívar.

Agustín Díaz de Mera, eurodiputado y presidente de la misión, después de conocer la Casa de Paso Divina Providencia y de ver la realidad de miles de personas esperando por un plato de comida, manifestó que las ayudas internacionales deben aumentar, debido a la magnitud de esta problemática.

Diputados europeos de cara con la crisis fronteriza

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

A la ciudad de Cúcuta llegó una delegación de la Unión Europea y el Parlamento Europeo, en una misión interpartidista, con el objetivo de observar la situación migratoria en la frontera colombo-venezolana.

En la mañana de ayer miércoles estuvieron en compañía del Obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, en la Casa de Paso Divina Providencia, conociendo de primera mano el fenómeno de venezolanos en Cúcuta y el auxilio que brinda la Diócesis de Cúcuta para mitigar el hambre en los migrantes que allí llegan.

Después de ver de cerca la crisis, evaluarán la manera de prestar ayuda en Norte de Santander, que es el departamento más afectado del país con esta problemática.

Víctor Bautista, delegado de asuntos fronterizos de la Cancillería de Colombia, expresó que esta visita es positiva, puesto que Colombia continúa sumando adeptos para la atención a la población migrante venezolana, “la cooperación con aliados internacionales con ayudas técnicas y financieras ayudan a las alcaldías y las gobernaciones con la migración venezolana y la población retornada colombiana a que se puedan desarrollar niveles de atención”, afirmó Bautista.

La Unión Europea manifiesta su deseo de apoyar a las autoridades colombianas en las áreas fundamentales como registro, transporte, prevención de conflictos, apoyo a las comunidades, nutrición, salud, protección y educación, entre otras.  Patricia Llombart, embajadora de la Unión Europea en Colombia, aseguró que la inversión para solventar estas dificultades y el proceso de acción se irá discutiendo con los organismos encargados para apoyar las necesidades de emergencia.

Pastoral Social de la Diócesis de Cúcuta y ACNUR lideran proyecto “Resolución de Conflictos Comunitarios”

Por: Martha Fernanda Cordero

Coordinadora proyecto Resolución de Conflictos Cospas-ACNUR

 

Con el apoyo y la  iniciativa de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados ACNUR, la Pastoral Social de la Diócesis de Cúcuta COSPAS, ha impulsado el proyecto de “Resolución de Conflictos Comunitarios”, que tiene como objetivo, impulsar la capacidad local de las comunidades desplazadas y vulnerables en la solución pacífica de los conflictos comunitarios para contribuir a la construcción de una cultura de paz a través de la divulgación e implementación de los Mecanismos Alternativos de Solución de Conflictos (MASC) en articulación con las instituciones públicas y privadas.

Este proyecto se desarrolla en las Parroquia la Visitación de Nuestra Señora (barrio Manuela Beltrán, Belén, María Gracia, Valles del rodeo), Nuestra Señora de los Dolores (Scalabrini y Camilo Daza, Crispín Duran, Caño Limón, Simón Bolívar), y la Parroquia Jesús Cautivo (Colombia uno, Brisas de la Hermita) parroquias y barrios insertos en medios vulnerables con población desplazada y víctima del conflicto armado perteneciente a las comuna 7 y 8 de Cúcuta.

Este proyecto  que  inició en febrero y terminará en diciembre, surge como una lección aprendida del  proceso que ACNUR y COSPAS han venido desarrollando desde hace más de 9 años en estos barrios. La dificultad para consolidar procesos sostenibles a causa de los conflictos interpersonales y organizacionales evidenció la necesidad de fortalecer las capacidades y habilidades comunitarias para la convivencia pacífica y el trabajo colectivo y solidario.

En este proyecto participan  líderes comunitarios, agentes de pastoral, catequistas,  Juntas de Acción Comunal, comisiones de convivencia y conciliación, organizaciones comunitarias: asociaciones de víctimas, mujeres, adulto mayor y jóvenes comprometidos en la construcción de una cultura de Paz. De cada  organización participan delegados que se forman como mediadores para la convivencia pacífica y que desde la pedagogía para la paz fortalecen capacidades para el afrontamiento en el manejo pacífico de los conflictos y la activación de rutas para el acceso al derecho a la justicia.

El proyecto se encuentra en la etapa de activación de rutas para la resolución pacífica de conflictos comunitarios que consiste en orientar a las personas sobre las instituciones que tienen como mandato la prestación del servicio de estos mecanismos, por esta razón se activan también procesos de acompañamiento a casos reales que se presentan en las comunidades, desde la convicción que la construcción de paz radica en la transformación de relaciones, la generación de espacios para el perdón y la reconciliación y la promoción del trabajo colectivo hacia una convivencia fraterna.

Obispos católicos de Estados Unidos buscan apoyar la Diócesis de Cúcuta

Padre David Caña y Beatriz Afanador, delegada Conferencia Episcopal de EE.UU.  Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta.

La Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos (EE.UU), envió delegados a la zona de frontera apoyándose en Cáritas Colombia, que es el responsable de animar el ejercicio de la caridad como medio de evangelización y construcción de la reconciliación y la justicia.

Los Obispos católicos de EE.UU mostraron preocupación por la situación migratoria en Colombia, teniendo como espejo lo que por muchos años ha ocurrido en su país y así mismo en otras partes del mundo donde han prestado ayuda, por esta razón, han querido aunar esfuerzos y conocer de cerca la situación en Colombia, específicamente en la zona fronteriza de Norte de Santander, donde la Diócesis de Cúcuta ha ofrecido asistencia social, alimenticia, médica y pastoral de impacto desde que inició la problemática.

Hoy llegaron los delegados de la Conferencia Episcopal de EE.UU a la Casa de Paso Divina Providencia, ubicada en el corregimiento La Parada, Villa del Rosario, para observar y analizar la situación, tener contacto con las personas y asimismo conocer cifras reales de manos del coordinador de la Casa de Paso, el padre David Caña.

Beatriz Afanador, colombiana radicada en Estados Unidos y oficial de comunicaciones de la Pastoral Social de la Conferencia Episcopal de este país, se encuentra en esta misión y afirmó que el objetivo de su visita es conocer más de cerca la situación migratoria, para poder contar las experiencias en Estados Unidos y así motivar a las personas a hacer parte de esta obra de solidaridad, caridad y amor.

Se estima que los delegados estén esta semana en Colombia conociendo de cerca todo el trabajo caritativo que adelanta la Diócesis de Cúcuta y evaluar cómo prestar las ayudas correspondientes.