El Obispo venezolano  Mario Moronta exige un camino de paz entre Colombia y Venezuela

Foto: archivo Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

El Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Monseñor Mario Moronta, hizo un llamado para que los Obispos de Colombia y Venezuela se unan en una sola voz, aclamando por la paz y la tranquilidad de las dos naciones; refiriéndose en relación a la reciente movilización de tropas venezolanas a la frontera.

Monseñor recalcó que “aunque haya diferencias, es un momento para que los presidentes de Venezuela (Nicolás Maduro) y de Colombia (Iván Duque), dejando a un lado las mezquindades, las particularidades y quizás hasta las ideas propias, puedan encontrarse, dialogar y además buscar salidas comunes para Venezuela”.

Mons. Moronta en sus opiniones públicas, hizo referencia a que este llamado pacifista se debe a la gran responsabilidad que toman los líderes religiosos en decisiones estatales que pueden afectar a todos los ciudadanos.

El Obispo regresó recientemente a la capital del Táchira luego de un encuentro con el Papa Francisco, donde visibilizó la difícil situación que está viviendo el estado bolivariano; Monseñor también dijo que “no es jugando a la guerra como vamos a resolver los problemas”, y abogó para que la movilización de tropas hacia la frontera, también se traduzca en personal médico para toda Venezuela, así como en acciones en favor de la paz y la convivencia social.

“Un niño enfermo, como cualquier persona necesitada y vulnerable, más que un problema es un don de Dios”: Papa Francisco

Foto: vatican.va

En la Audiencia General celebrada en la Plaza de San Pedro del Vaticano los miércoles de cada semana, en  la correspondiente al 10 de octubre, el Papa Francisco realizó una fuerte defensa del derecho a la vida de todas las personas y criticó con dureza el aborto. “Toda violencia y daño contra la vida provienen del miedo. Acoger al otro desafía nuestro individualismo”, recalcó el Santo Padre.

Francisco aseguró que no es justo deshacerse de una vida humana que se encuentra en el vientre de su madre y lo comparó con recurrir a un sicario para solucionar un problema.  Dice el Papa: “por eso los padres deben ser acompañados y sostenidos para superar sus compresibles miedos. Un niño enfermo, como cualquier persona necesitada y vulnerable, más que un problema es un don de Dios, que nos puede sacar de nuestro egoísmo y hacernos crecer en el amor”.

Francisco aseveró que lo que  lleva al hombre a rechazar la vida, “son los ídolos de este mundo: el dinero –mejor deshacerse de éste porque costará- el poder, el éxito. Son parámetros equivocados para evaluar la vida”. El Papa exhortó a las personas de tomar el valor del amor como única medida auténtica de vida, el mismo amor con que Dios ama cada vida humana.

“Que nadie mida la vida según los engaños de este mundo, sino que cada uno se acepte a sí mismo y los demás en nombre del Padre que nos ha creado. Él es un amante de la vida”.  Afirmó el Sumo Pontífice.

Visita de Alto Comisionado de Acnur a la Casa de Paso ´Divina Providencia´

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, llegó este domingo a la frontera Colombo-Venezolana, para conocer la verdadera situación que están viviendo los migrantes del vecino país en estos territorios.

El comisionado inauguró este domingo el Centro de atención primaria en salud Margarita y también estuvo en varios puntos cercanos al puente internacional Simón Bolívar, entre ellos la Casa de Paso ´Divina Providencia´ de la Diócesis de Cúcuta.

El director para el Desarrollo y la Integración  Fronteriza, Víctor Bautista, y el gerente de Frontera, Felipe Muñoz, lideraron todo el recorrido y explicaron las acciones del Gobierno Nacional para la atención quienes llegan a Colombia.

En la Casa de Paso ´Divina Providencia´, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de Cúcuta, le dio la bienvenida al Alto Comisionado en las instalaciones donde brindan a diario más de 3000 mil almuerzos a los migrantes venezolanos. Recorrieron la Casa de Paso, mientras Monseñor le relataba las labores que la Diócesis de Cúcuta realizar para salvaguardar la vida de los que hoy huyen de una de las mayores crisis de todos los tiempos en Venezuela.

Filippo Grandi reconoció la complejidad del flujo migratorio y el volumen de personas que ingresan al territorio, y enfatizó en que “Acnur estará aquí hasta que sea necesario”. “Después de mi visita podemos intensificar nuestra presencia y los recursos que pondremos a disposición de Colombia en este esfuerzo”, afirmó.

Así mismo, también estuvo presente en la inauguración del Centro de Atención Primaria en Salud Margarita, ubicado en el barrio La Parada (Villa del Rosario), donde aseveró que la entidad continuará aportando para mitigar la crisis fronteriza en la región. Grandi señaló que esta es apenas una “pequeña contribución para el trabajo que todos hacen día y noche para esta población”.

Arquidiócesis de Guadalajara, campeón de la Copa de la Fe 2018

Tras disputar 4 partidos, marcando 24 goles, el equipo mexicano se coronó como campeón en la quinta versión de la Copa de la Fe, desarrollada del 1 al 5 en la frontera colombo – venezolana.

Con 4 tantos se impuso sobre la Arquidiócesis de Villavicencio que marcó 2 goles, en un encuentro cargado de emoción, fraternidad sacerdotal, buen manejo de pelota y orden táctico.

El tercer y cuarto puesto fue para las Diócesis de Sonsón – Rionegro y Garzón – Huila, respectivamente, con un marcador 1 – 0.

Los vencedores en este torneo sacerdotal destacaron como clave para su triunfo “el compañerismo, jugar en equipo y haber dado todo hasta último momento. Estábamos cansados pero dimos todo hasta el final y eso es el merecimiento de la Copa de La Fe”.

Sobre la experiencia de participar en este campeonato, el sacerdote mexicano Jaime Camacho Vargas resaltó la promoción de “la sana competencia, de la fraternidad sacerdotal y la oportunidad de conocer las realidades de las diferentes Diócesis, en este caso en la frontera con Venezuela (…) Nos unimos en ese pesar, en ese dolor, en ese sufrimiento”, aseguró.

Durante la ceremonia de Clausura en el Estadio General Santander de Cúcuta el Obispo de esta Iglesia Particular, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, agradeció en nombre de los organizadores del Certamen: La Conferencia Episcopal de Colombia y esta Diócesis, la participación de los más de 600 sacerdotes, el apoyo de sus obispos y de la comunidad en general y destacó como frutos de la jornada el testimonio de fraternidad sacerdotal, de solidaridad y el fortalecimiento de la dimensión humana y espiritual desde el trabajo en equipo y la sana competencia.

Premiación

El equipo ganador de la Copa de la Fe se llevó la preciada Copa del Torneo; 5 becas del 50 por ciento para estudios de Maestría y Doctorado, otorgadas por la Universidad Javeriana y 5 millones de pesos, gracias al apoyo de la Cooperativa de Fraternidad Sacerdotal.

El Subcampeón recibió 5 becas del 50 por ciento para estudios de Maestría y Doctorado y 3 millones de pesos.

El tercer puesto en la Copa de la Fe recibió 2 becas del 50 por ciento para estudios de Maestría y Doctorado.

La Fraternidad también se vive en el sano esparcimiento

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

En el cuarto día de la Copa de la Fe, la organización del certamen le ofreció a las delegaciones participantes una mañana de descanso, porque “la fraternidad también se vive en el descanso y el sano esparcimiento”.

La cita se dio en las instalaciones del Ecoparque de la Caja de Compensación Familiar de Norte de Santander (Comfanorte). Allí, en la tarima Ardilla del parque ecológico y acuático, recibieron al técnico de fútbol santandereano Jorge Luis Pinto, quien les impartió la conferencia “Disciplina en la ejecución”.

Los sacerdotes estuvieron atentos a la ponencia del técnico, quien los animó a prepararse cada día para dar lo mejor de sí. “Triunfar es un hábito”, afirmó Pinto y añadió que el talento debe ir acompañado de disciplina, de lo contrario no será un trabajo bien hecho en ningún ámbito.

“Confianza, carácter, voluntad, estrategia, exigencia, ejecución y disciplina”, son las claves que sustentó el técnico para lograr el éxito, teniendo en cuenta que para hacer realidad un sueño no deben faltar la lealtad, la amistad, el respeto y la solidaridad.

Según las impresiones de los presbíteros, esta fue una charla acorde a su participación en el torneo y apropiaron cada una de las palabras de Jorge Luis Pinto para tenerlas presentes tanto en la “competencia” como en la vida y en el ejemplo que les dan a los fieles católicos.

Los jugadores de la Copa de la Fe disfrutaron de un almuerzo, compartieron y se prepararon para lo que serán los encuentros de este día que iniciarán en las diferentes canchas a partir de las 3 de la tarde.

Cardenal Primado de Colombia anima a jugadores de la Copa de la Fe

A través de un mensaje titulado ‘Reflexiones en torno a la Copa de la Fe’, el Cardenal Primado de Colombia, Monseñor Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá, animó a los participantes de este torneo exclusivo para sacerdotes, que se vive en Cúcuta, capital de Norte de Santander, a aprovechar esta jornada de fraternidad sacerdotal y solidaridad con los migrantes venezolanos.

A partir de las preguntas: ¿Habrá alguna similitud entre un campeonato de fútbol y la fe?, ¿entre un campeonato de fútbol y el ministerio sacerdotal?, el Jerarca de la Iglesia Católica recordó que este campeonato, como todos,  tiene la finalidad de llegar a la meta coronándose como campeones. “También la fe nos impone una meta que es una persona: alcanzar a Jesucristo, recibir de Él la salvación, la vida eterna”.

Además, exige disciplina, que “se concreta y nace en la oración, encuentro personal con la palabra del Señor” e implica trabajo en equipo, expresión de “la radical dimensión comunitaria de la vivencia de la fe y del ejercicio del ministerio sacerdotal”.

De esta manera destacó el sentido e importancia de promover espacios como los ofrecidos por la Copa de la Fe, que en el 2018 llega a su Quinta Versión, con la participación de sacerdotes de Colombia, Venezuela, México y Ecuador.

Lea el mensaje completo aquí

 Delegaciones de la Copa de la Fe visitan comunidades parroquiales de Cúcuta

En el tercer día del campeonato de fútbol, recordando que la fraternidad se vive con las comunidades parroquialeslos más de 600 sacerdotes que hacen parte de la quinta versión de la Copa de la Fe, celebraron la Eucaristía en distintos sectores la ciudad, administraron el Sacramento de la Reconciliación e impartieron la bendición a los hogares.

Durante el encuentro con agentes pastorales y comunidad en general, los sacerdotes provenientes de distintas regiones de Colombia, Venezuela, Ecuador y México, destacaron la cercanía de la comunidad cucuteña y la riqueza de la cultura nortesantandereana.

Animaron a las familias a fortalecer su fe y la vivencia de la caridad, de manera especial con los migrantes venezolanos.

Finalmente, destacaron la importancia de eventos como la Copa de la Fe, que animan el sano esparcimiento, el juego limpio, la fraternidad sacerdotal y la vivencia de los valores humano- cristianos.

Ver Galería de Fotos aquí

 “Es necesario alejar el ruido de sables y la marcha de los ejércitos en las zonas fronterizas”

misa casa de paso

Tras manifestar preocupación por “la situación crítica que padecen tantos hermanos migrantes de la hermana República Bolivariana de Venezuela” y reiterar el llamado a la solidaridad con este pueblo, el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Monseñor Oscar Urbina, enfatizó en la urgencia de “alejar el ruido de sables y la marcha de los ejércitos en las zonas fronterizas”.

En este sentido, advirtió que “este tipo de acciones pueden hacer más dramática la situación e imprevisibles las consecuencias tanto para la población venezolana como para la población colombiana”.

Las declaraciones fueron emitidas durante el segundo día de la Copa de la Fe 2018, en desarrollo de la visita realizada por los más de 600 sacerdotes participante del torneo de fútbol al Puente Internacional Simón Bolívar y a la Casa ‘Divina Providencia’, en la que diariamente se brinda desayuno y almuerzo a un promedio de 3000 venezolanos que transitan la frontera.

Powered by flickr embed.

Un gesto de cercanía, fraternidad y esperanza

Con kit en mano y dispuestos a brindar una palabra de cercanía y solidaridad, los sacerdotes provenientes de distintas regiones de Colombia, Venezuela, México y Ecuador, llegaron a la zona fronteriza a primera hora de la mañana para su encuentro con la población que transita diariamente el sector y con los migrantes que han llegado a la capital nortesantandereana.

Posteriormente, se sumaron a la obra de la Casa de Paso Divina Providencia, ayudando en la atención brindada a los migrantes, repartiendo desayunos y apoyando la elaboración de los almuerzos.

*Palabra, Obra y Fe se* hicieron una durante la Sagrada Eucaristía presidida por Mons. Oscar Urbina, Arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia; Mons. Víctor Manuel Ochoa Cadavid Obispo de Cúcuta; Mons. Carlos Germán Meza, Obispo de Socorro y San Gil y Mons. Matías Roter, encargado de Asuntos Económicos en la Nunciatura Apostólica.

Durante la celebración eucarística, Monseñor Oscar Urbina,  en nombre de los obispos colombianos, manifestó a los migrantes y a quienes, “con mucho esfuerzo están asumiendo el compromiso cristiano de acoger a los caminantes desolados, que no están solos”.

La Iglesia católica en Colombia sufre con ustedes este momento de tanto dolor que vive el pueblo venezolano. Estamos comprometidos en brindarles una ayuda que los anime a seguir en la lucha diaria de reconstrucción del tejido social de su país”.

Retomando las palabras del Papa Francisco para la ‘Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado’ que conmemoramos el pasado mes de agosto: “Cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia (Mt 25, 35.43). A cada ser humano que se ve obligado a dejar su patria en busca de un futuro mejor, el Señor lo confía al amor maternal de la Iglesia. Esta solicitud ha de concretarse en cada etapa de la experiencia migratoria: desde la salida y a lo largo del viaje, desde la llegada hasta el regreso”, animó a “construir una gestión común” que permita, desde el compromiso de la comunidad política y de la sociedad civil, obtener los resultados esperados.

Aniversario de los medios de comunicación de la Diócesis, al ritmo del padre Aicardo Alzate

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Los fieles de la Diócesis de Cúcuta cumplieron la cita este 1 de octubre en el estadio General Santander, atendiendo la invitación de esta Iglesia particular para celebrar el aniversario de los medios de comunicación.

En el mes de octubre, el periódico La Verdad cumple 62 años desde su fundación; la emisora Vox Dei, 13 años; y la productora Vox Dei CTV, 4 años.

Agradeciendo la fidelidad de los suscriptores, oyentes y televidentes que poco a poco ha hecho crecer esta estructura de comunicaciones, la Diócesis, en el marco de la inauguración de la Copa de la Fe 2018, ofreció una gran fiesta.

A partir de las 5:00 p.m. se recibieron a los asistentes, con presentaciones de tambores y la animación del equipo de Vox Dei, entraron en buen ambiente y esperaron con entusiasmo la función central.

El padre Aicardo arribó a la ciudad de Cúcuta, para animar esta fiesta y junto con los seguidores de los medios de comunicación de la Diócesis de Cúcuta, entonaron las canciones que hacen parte del repertorio musical del padre, el cual hace un recorrido por varios géneros musicales.  Así, alabando con música al Señor, junto con el público, se celebró con regocijo este aniversario.

“Veamos el deporte como obra de misericordia para crear una cultura de la inclusión”

Fue la invitación de Monseñor Oscar Urbina, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, durante el evento de inauguración de la Quinta Versión de la Copa de la Fe, que se desarrolla en Cúcuta.

“Disfrutemos de este campeonato, de esta cultura del encuentro y la paz (…) que este campeonato le haga muchos goles  a la indiferencia y al egoísmo, a los odios y las injusticias. Recordando al Papa Francisco en su visita a Colombia, sintamos cómo desde la alegría del encuentro en el deporte podemos seguir caminando juntos”, insistió el prelado.

A este llamado se sumó el obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, quien también destacó el signo solidario que marca la Copa de la Fe 2018, en la que los más de 600 sacerdotes que participan compartirán con los migrantes venezolanos en el Puente Internacional Simón Bolívar y la Casa de Paso Divina Providencia; visitarán las comunidades parroquiales y animarán la tradicional confesatón.

En nombre del Papa, Matías Roter, encargado de negocios de la nunciatura Apostólica en Colombia, saludó a los asistentes destacando que “este torneo es muy importante porque es una oportunidad de estar juntos con alegría y, sobre todo para rezar y agradecer por el trabajo a nuestros sacerdotes desde sus parroquias”.

Durante el evento de apertura desarrollado en el Estadio General Santander, los 28 equipos diocesanos y arquidiocesanos, en un emotivo acto mariano, pidieron la intercesión de la Santísima Virgen María para que la Copa de la Fe sea expresión de fraternidad en esta zona de Frontera colombo-venezolana, “presencia de Dios que quiere salir a encontrarse con el hermano migrante”.

Los obispos representantes de las instituciones organizadoras del campeonato, Monseñor Oscar Urbina y Mons. Víctor Manuel Ochoa Cadavid, fueron los encargados del saque de honor para el primer partido de la jornada entre la Diócesis de Cúcuta y la Arquidiócesis de Ibagué.

El marcador finalizó 2-2, definiéndose el encuentro desde el punto penal a favor de la Diócesis sede del certamen.

Ver galería de fotos aquí