Diócesis de Cúcuta dona ayudas ante consecuencias de incendios forestales

Fotos: cortesía

Debido a la reciente calamidad pública declarada en Norte de Santander por los incendios forestales, la Diócesis de Cúcuta ha acudido al municipio de Villa Caro, uno de los más afectados del departamento.

Las incontrolables llamas en Villa Caro, por más de una semana, afectaron seriamente a las comunidades, la flora y la fauna.  Conflagraciones que consumieron ecosistemas y acabaron con los cultivos agrícolas de ocho familias, los cuales son su sustento económico y quemaron sus viviendas.

Aproximadamente 200 hectáreas de bosques, de las veredas los Balcones y Silicios, fueron arrasadas por el fuego.  Más de 20 familias de estas veredas fueron evacuadas, sin embargo, la mitad de ellas han regresado a sus lugares de origen.

Esta Iglesia particular, se ha encargado de donar 3.000 metros de manguera para la vereda Balcones y a través del Banco Diocesano de Alimentos, ha entregado media tonelada de alimento y artículos de cocina, para distribuir a las familias damnificadas.

La Diócesis de Cúcuta seguirá atenta para ayudar a mitigar las consecuencias de los desastres naturales, de igual forma, hace un llamado para tomar las medidas preventivas para evitar incendios forestales que recomiendan las autoridades y así preservar los bosques y la propia vida.

Lleva la palabra de Dios: V Bibliatón

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Hoy desde las 8 de la mañana, se desarrolla en el parque Santander, la V ‘Bibliatón’, organizada por la Animación Bíblica de la Pastoral (ABP) de la Diócesis de Cúcuta, que tiene como objetivo donar una biblia o depositar una ofrenda económica para comprar biblias y llevarlas a aquellas personas que no conocen de la Palabra de Dios, y no tienen cómo acceder a ella.

Bibliatón significa para la Animación Bíblica, presentar la palabra de Dios desde la Iglesia católica, incentivar a los peatones a donar en pro de dar una voz de esperanza, “que es la voz del Padre”.

La Bibliatón inició con la bendición del padre Jairo Cárdenas, delegado de la ABP, quién expuso la importancia de las Sagradas Escrituras: “La Palabra de Dios la podemos leer y explicar. En las parroquias existen esas experiencias de formación bíblica. (…) No necesitamos irnos para otro lado, en la Iglesia podemos hacerlo, y de la mejor manera”.

Los animadores tienen unos requisitos para poder entregar las Sagradas Escrituras: realizar un seguimiento reflexivo, donde se realizará la invitación a la Animación Bíblica. “Biblias se entregan muchas, pero hacerles acompañamiento, es más complicado”, dijo el padre.

La jornada se extenderá hasta las 4:00 p.m. donde los animadores bíblicos estarán meditando durante el día el evangelio de San Lucas, ya que es el evangelio de la Semana Bíblica dispuesto para este año.

Claudia Angarita, miembro de la ABP, expresó que “como animadores bíblicos sentimos una gran satisfacción, al poder llevar ese mensaje, acercarnos a la gente, hablar con ellos, compartir y enriquecernos nosotros de ellos, con esa evangelización”.

A pesar del cansancio y el clima caluroso clima de la ciudad, para ellos no es motivo para detenerse, porque la obra la realizan con amor y para Dios, “somos una Iglesia en salida, que está con la gente y lleva el nombre de Jesús a los más necesitados”, manifiesta Angarita.

La ABP continuará evangelizando a los transeúntes durante este viernes, enseñando a leer la palabra de Dios, respondiendo a las preguntas de los alentando a escuchar al Señor.  Igualmente, recibiendo las donaciones económicas o las biblias católicas.

La V Bibliatón es la primera actividad para adentrarse en el mes de la Biblia y prepararse para la Semana Bíblica que será del 22 al 29 de septiembre.

Ver Galería.

Distinción San Pedro Claver para quienes construyen territorios de paz

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

San Pedro Claver, fue misionero catalán, llegó a Colombia en 1610, donde se convirtió en defensor de la raza negra y los esclavos.  Cada 9 de septiembre se celebra su memoria, por esto, en el cierre de la Semana por la Paz 2019, la Diócesis de Cúcuta a través de la Corporación de Pastoral Social (Cospas), hace entrega de la Distinción San Pedro Claver.

Es una ocasión para reconocer el arduo trabajo de personas e instituciones públicas y privadas que son líderes constructores de territorios de paz y velan por el cumplimiento de los derechos humanos de la población vulnerable.

En las instalaciones de la Fundación Pía Autónoma Asilo Andresen se llevó a cabo la ceremonia, con presencia del señor Obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid.  Una noche amenizada por las presentaciones de la agrupación musical The Promise de la Casa de estrategias Casa Morada y el Centro Musical Batuta de Villa del Rosario.

La reflexión de apertura estuvo a cargo del padre Juan Carlos Ballesteros Celis, subdirector de Cospas; y las palabras de bienvenida por el Obispo de esta Iglesia particular, quien introdujo al público en la historia y ejemplo de vida de San Pedro Claver, que se enfrentó al drama de ver arribar al puerto de Cartagena, flotas cargadas con seres humanos “reducidos a la más dolorosa esclavitud”, asegura Monseñor.

“Defensor de los que sufren (San Pedro Claver), con su vida trató siempre de dar una mano, una caricia, un poco de alimento o medicina -en lo que se conocía en su tiempo- a los que sufrían y tenían el dolor en sus vidas.  Nos dicen los relatos que muchos morían, podría ser hasta la mitad de las cargas humanas de estos barcos, en su paso por el Atlántico”.

El Obispo describe aquella situación y manifiesta que en la actualidad no ha cesado la esclavitud: “Hoy siguen migrando por el mundo seres humanos que continúan encadenados a tantas formas dolorosas que someten al hombre: La violencia, la corrupción, la opción por las cosas de este mundo que terminan siendo esclavos del poder, del placer, del tener”.

La Iglesia católica sostiene y vive “el mandato del amor (…) es más que justo reconocer cómo el amor de Dios sigue obrando por medio de tantos y tan calificados modos de ofrecer misericordia y de vivir la caridad”.  De esta manera, Monseñor agradece a quienes son fieles al “mandato divino” y siguiendo el ejemplo de San Pedro Claver, “están al servicio de los que sufren”, por esto exalta la labor de aquellas personas y organizaciones que en esta fecha especial reciben un reconocimiento.

Reconocimientos

Gladys Fabiola Ruíz Mantilla: Por su generoso servicio y testimonio de caridad, en la casa de paso divina providencia.

José Eleazar Lasso Serrano: Por su generoso servicio y testimonio de caridad, en la casa de paso divina providencia.

Por acoger, proteger, integrar y promover a nuestros hermanos migrantes venezolanos: Comedor Sagrada familia; Fundación Servidoras Madres para Abandonados en las Calles; Comedor Santo Domingo Savio; Comedor San Judas Tadeo; Centro Misionero Nueva Vida ‘Misericordia cada día’; Comedores Misioneros San Carlos; Fundación Antonio Rojas (Fundar).

Marcela Yáñez Contreras: Por su ejemplo de superación y su liderazgo, en la integración local y la mediación comunitaria.

Katiuska Camacaro Bracho: Por su capacidad de integrarse como migrante a la comunidad de acogida, y contribuir con su liderazgo a la integración local de las comunidades.

Felipe Muñoz Gómez: Por su liderazgo en la implementación de procesos, para la ejecución de políticas públicas en beneficio de los hermanos venezolanos.

Víctor Alfonso Bautista Olarte: Por su compromiso con la región fronteriza, y la gestión en la implementación de medidas favorables a las necesidades surgidas por la crisis migratoria.

Proyecto “Teatros por la Paz” Ageh: Por su valioso aporte a la construcción de paz en nuestro territorio, con la herramienta del teatro interactivo.

Estatuillas

Asociación de Mujeres “Tierra Hermosa Para Todos”: Por su aporte al cuidado del medio ambiente y emprendimiento productivo, en la promoción de la mujer y la familia, como iniciativa de paz en la región.

Asilo Andressen: Por ser expresión viva de la caridad, en la promoción, protección y formación de la niñez migrante  venezolana y colombiana.

Programa Mundial de Alimentos: Por su oportuna y eficaz presencia en la región, aportando significativamente a la solución frente a las necesidades alimentarias de los migrantes y nacionales en nuestro territorio.

Ver Galería.

“Declaremos territorio de paz”

Fotos: Centro de Comunicaciones de la Diócesis de Cúcuta

Hoy finalizaron las emisiones de “Somos territorio de paz” en la emisora Vox Dei, programa desarrollado por la Corporación de Servicio Pastoral Social Diócesis de Cúcuta (COSPAS), en donde desarrollaron temas acerca de cómo ser, hacer y contemplar territorios de paz.

El equipo de hoy fue conformado por Paola Correa, coordinadora jurídica de COSPAS, y promotoras comunitarias y profesionales, quienes resaltaron la importancia de declarar territorio de paz.

Según la Real Academia Española, declarar significa: “manifestar, comunicar o hacer público un estado o condición”.  Al conocer el término, ¿qué sería declarar territorio de paz?

Se desglosa en diversos aspectos: una forma de proceder, un mecanismo, un ejercicio político, o una pedagogía de la sociedad en donde una persona o comunidad, elige, decide y construye una cultura para la paz.

Cuando se comparten las experiencias de paz, permite que muchas personas sientan cercanía con la posibilidad de reconocer el respeto, la solidaridad y la reconciliación.

Los espacios en donde se puede declarar un territorio de paz, están muy cerca de las personas, como su familia, amigos, el trabajo y los vecinos, a través del diálogo entre comunidades que puedan generar cambio e iniciativas para el territorio.

Finalizaron este programa radial con su segmento: ‘Soy territorio de paz cuando’, y se es territorio cuando “rechazo toda acción  violenta, cuando propicio dialogo, reflexiono y realizo acciones pacíficas, cuando elijo el diálogo para transformar conflictos, y cuando construyo paz desde mi hogar.

Semana por la paz: ¿Cómo hacemos territorio de paz?

Fotos: Centro de Comunicaciones de la Diócesis de Cúcuta

Faltando pocos días para culminar esta Semana por la Paz, el equipo de la Corporación de Servicio Pastoral Social de la Diócesis de Cúcuta (COSPAS), a través de la emisora Vox Dei, la Frecuencia de la Esperanza y la Paz, 1.120 A.M, desarrolló el cuarto tema de la semana titulado “Hacer Territorio de Paz”.

En compañía del padre Juan Carlos Ballesteros se realizó la contextualización de la Semana por la paz, su sentido y cómo la Corporación apoya esta iniciativa nacional.

Hacer territorio de paz significa abrir espacios de diálogo donde se implemente la comunicación asertiva en las comunidades, para generar construcción hacia el bien común, fue una de las conclusiones.

Cuando se hace parte de un territorio de paz, se promueven e impulsan iniciativas del territorio para ejercer los derechos culturales de las personas que viven en condiciones de vulnerabilidad y contextos de violencia; en especial, las de las comunidades y corregimientos.

La invitada del día fue la señora Marlene López, líder migrante del barrio El Progreso, quien estuvo activamente participando en la entrevista que COSPAS le realizó y enfatizando cómo se pude hacer territorio de paz frente a la situación de frontera que como ella, atraviesan muchos migrantes más.

Los oyentes de la emisora Vox Dei participaron activamente y respondieron a la pregunta ¿cómo hacemos territorio de paz?: “hago territorio de paz cuando soy agradecido con Dios y con la vida”, fue una de las respuestas; otra que se destacó fue: “respeto a las personas y ayudo a los necesitados”.

Sé es territorio de paz cuando se vive en armonía con el prójimo, cuando se elige el diálogo para transformar conflictos y “cuando reconozco al otro”.

Ver Galería.

En la Semana Por la Paz “reconoce y agradece”

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Tercer día de la Semana por la Paz y la Corporación de Servicio Pastoral Social Diócesis de Cúcuta (COSPAS), en el programa radial “Somos territorio de paz”, a través de la Emisora Vox Dei, 1.129 A.M, trabajaron el tema: “Reconocer y agradecer”.

Paola Correa, coordinadora jurídica de Cospas, explicó a los oyentes cómo dejar que la mente procese los temas de paz  y generar pensamientos que “me ayuden a reconocerme como parte de este paisaje”, es decir, “reconocer aquello que es importante y ha construido algo al territorio”.

Ser agradecido significa reconocer los aportes de las personas y del ambiente, se manifiestan con las acciones, las actitudes y la forma de ver y/o actuar.

Al finalizar este programa se recordó cuándo se es territorio de paz, enviando un saludo a las personas del Catatumbo, a las de zona de frontera y a los cucuteños, invitando a reiterar su compromiso con la paz y la reconciliación.

Ver Galería.

Semana Por la Paz 2019: ¿Cómo contemplar el territorio?

Foto: Centro de Comunicaciones de la Diócesis de Cúcuta

En el segundo día de la Semana por la Paz, la Corporación de Servicio Pastoral Social Diócesis de Cúcuta (COSPAS), desarrolló un segundo tema en el programa radial ‘Somos territorio de paz’ a través de La Frecuencia de la Esperanza y la Paz 1.120 A.M, Emisora Vox Dei, de 9:00 a 10:00 de la mañana, llamado: Contemplar el territorio.

Al iniciar el programa, recordaron a todos los oyentes qué es la Semana por la Paz, cuál es su objetivo y cómo desde la Pastoral Social, la están desarrollando.

Recordaron que este año “se cumplen 32 años de realizar de forma permanente y comprometida la Semana por la Paz, apoyando y visibilizando diversas iniciativas ciudadanas con acciones y mensajes acordes al contexto y momento histórico del país”, afirmó Adriana Díaz, coordinadora del proyecto ‘Atención humanitaria’ de COSPAS.

La propuesta según lo indicó la Corporación, tiene tres sentidos:

  1. Inclusión ciudadana: A la propuesta de los territorios donde se puedan sumar rodos los sectores sociales, entidades públicas y privadas, ciudadanos del común, con el fin de mostrar de que la paz se está construyendo en diversos escenarios.
  2. Pedagogía y la comunicación para la paz: Que permite recoger y visibilizar las visiones y comprensiones de la paz, y sus estrategias de construcción.
  3. Participación ciudadana: Significa enviar el mensaje de voluntad de paz de la ciudadanía a los candidatos a las alcaldías, gobernaciones, consejos y asambleas en el país.

La pregunta del día para los oyentes fue: ¿Qué sensación te produce territorio?, a lo que muchas personas de Cúcuta y los municipios nortesantandereanos, respondieron y dieron las gracias por los programas que han estado desarrollando en torno al tema de la paz.

La emisión finalizó recordando a todos, que “somos territorio de paz, cuando: “escucho el sonido de mi territorio, cuando contemplo los lugares favoritos y cuando hago algo para aportar a la felicidad de alguien más”.

Ver Galería

¿Cuándo somos territorio de paz? Así inicia la Semana Por la Paz

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

La Semana por la Paz que se desarrolla del 2 al 9 de septiembre, dio su apertura este domingo, con la Sagrada Eucaristía en las parroquias de la Diócesis de Cúcuta y en los centros comerciales Unicentro, Ventura Plaza; donde en estos últimos, se realizaron actividades lúdicas para los niños, relacionadas con la simbología que este año representa la paz y la reconciliación.

A partir de este lunes inician los talleres pedagógicos en los colegios, con el material dispuesto en la edición # 847 del Periódico La Verdad y en www.diocesisdecucuta.com, en el banner de Semana por la Paz; de igual forma los programas radiales “Somos territorios de paz”, que serán transmitidos a través de la emisora Vox Dei, 1.120 A.M de 9:00 a 10:00 de la mañana del lunes 2 al viernes 6 de septiembre.

El tema del primer día en radio fue titulado: “Territorio de paz”, dirigido por la Corporación de Servicio Pastoral Social Diócesis de Cúcuta (COSPAS), donde su Coordinadora Jurídica, Paola Correa, afirmó que esta “es una iniciativa impulsada en todo el país por el Secretariado Nacional de Pastoral Social/ Caritas Colombiana, Red Nacional de Iniciativas Ciudadanas por la Paz Contra la Guerra (…) cuyo objetivo es promover la participación y acción ciudadana como estrategia de incidencia política y social para la consolidación de la paz, la vida, la dignidad y la reconciliación”.

Del mismo modo, Elkin Angarita, coordinador local de Cáritas colombiana, menciona cinco elementos en los que se basa la Semana por la Paz:

  1. La persistente situación de amenaza, judicialización y asesinato a líderes sociales en las distintas regiones del país
  2. Los obstáculos políticos y legislativos para la implementación de los Acuerdos de Paz.
  3. La salida política del conflicto del conflicto armado, y el hasta ahora cierre de posibilidades para adelantar negociaciones con el ELN.
  4. La coyuntura electoral para la elección de mandatarios y cuerpos legislativos en las regiones.
  5. El contexto internacional, en particular la situación en Venezuela. Siendo necesario insistir en las vías diplomáticas y pacíficas.

Durante la emisión radial, COSPAS realizó una entrevista a la profesora magister en paz, desarrollo y resolución de conflictos, Alma Castillo Sarmiento, quien cuenta la importancia del diálogo para la solución de problemas.

“En el diálogo circulan dos aspectos importantes: los consensos y los disensos. Sino aprendemos a dialogar frente a los disensos, pues estamos siempre abocados a manejar verdades absolutas, y estas no son excluyentes. Cuando excluyo al otro, llevo al conflicto. Si aprendemos a dialogar evitaríamos muchos inconvenientes y sería más fácil la reconciliación”, explicó Castillo.

La conclusión del programa de este lunes es que “somos territorio de paz, cuando busco la unidad, cuando respeto, cuando tengo actitud de servicio y cuando tengo una nueva oportunidad de cambio”.

Ver Galería.

“Esta Casa es un milagro”: Nuncio Apostólico en su visita a Norte de Santander

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Nuncio observa implementación de los Acuerdos de Paz en el Catatumbo

El viernes 30 y sábado 31 de agosto, el Nuncio Apostólico del Papa Francisco en Colombia, Monseñor Luis Mariano Montemayor, estuvo en Norte de Santander, preocupado por el debido cumplimiento de los Acuerdos de Paz y para alentar la atención migratoria.

“Estuve visitando Caño Indio, la sede de los antiguos miembros del Frente 33 de las FARC” -afirmó que esa fue la razón de su presencia en Tibú, Norte de Santander, junto con el Obispo de Tibú, Monseñor Omar Sánchez Cubillos- “es parte del recorrido que estoy haciendo, para verificar las condiciones de aplicación del Acuerdo de Paz y el estado de ánimo de los ex combatientes”.

El Nuncio aseguró que lo que pasó con Iván Márquez “lo veníamos venir”, pero constata que ha estado en cinco Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR),  donde ninguno de los ex combatientes tiene ganas de volver, “de ahí no va a volver la mayor disidencia”.

Finalizado su paso por Tibú, Monseñor Montemayor expresó: “venimos a decirles que no están solos, bien sea que se cumplan o no por parte del Estado todos los compromisos”, recalca en que en cualquier circunstancia, acompañarán a quienes dejaron las armas.

En el ETCR de Caño Indio, Catatumbo, los ex guerrilleros reafirmaron su responsabilidad para dar cumplimiento a los Acuerdos de Paz, aseguran que seguirán en el proceso de reincorporación a la vida civil.

Visita a la Casa de Paso ‘Divina Providencia’

El representante de Su Santidad, aseguró en su visita a Norte de Santander, que no podía dejar de ir a la Casa de Paso, ya que desde que llegó al país a asumir su rol, inmediatamente empezó a preocuparse por la frontera a causa de las migraciones de los venezolanos.

El Nuncio manifestó su preocupación por la inestabilidad que vive Venezuela y “el colapso que nos causa a nosotros en Colombia.  Ustedes saben que yo no soy Nuncio Apostólico en Venezuela, sino en Colombia, pero hasta la frontera me toca a mí, así que en cuanto ponen un pie aquí, esa es mi responsabilidad”.

Destacó la labor del Obispo de la Diócesis de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, a quien alienta a expandir este servicio, el cual ya ha alcanzado grandes resultados.

Monseñor Luis Mariano, testifica que “esta Casa es un milagro”,  suceso que desglosa en tres milagros:

  1. Nació por una iniciativa espontánea.
  2. Hace posible que exista gracias a los voluntarios, sino sería inmanejable y nos permite expandirnos, porque tenemos la seguridad que el servicio lo podemos prestar.
  3. No falta el arroz y el aceite, que es lo que pedimos siempre; y hasta ahora el milagro de las vasijas que no se vacían, se cumple.

Destaca que llegan los recursos, los cuales no han sobrado, pero tampoco han faltado.  Incluso, relata que la Cruz Roja, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), entre otras organizaciones internacionales, “no pueden creer que podamos dar la cantidad de almuerzos completos para desayunos y almuerzos, con poco presupuesto”.

“Hay una administración eficiente y eso es un ejemplo a nivel internacional, eso hace que los organismos internacionales y agencias humanitarias quieran colaborar con la Casa de Paso; hasta el Estado Americano quiere trabajar con nosotros y nosotros estamos dispuestos a trabajar con quien quiera verdaderamente ayudar a los venezolanos, esa es nuestra preocupación”.

Subraya la colaboración que siempre se ha recibido de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), “ha estado desde el principio y ha seguido, nosotros tenemos que reconocerlo y agradecerlo”.

Otra cara de las migraciones es la salud, un tema que el Nuncio ve “marginado” por parte del Estado, y, aunque el campo de la salud no es el de la Iglesia, se han aprovechado los recursos que la caridad provee para dar asistencia sanitaria y pediátrica.  “He constatado que hoy vienen muchas más mujeres embarazadas y con niños, que antes”.

Mientras tanto, reveló que la Orden de Malta, la cual está conectada con la Santa Sede, está “pensando en hacer un esfuerzo por la salud aquí (…) su especialidad es propia de este campo”.

Monseñor es realista con la situación e insiste en que Colombia no debe cerrar fronteras, “una solución a este problema no se resuelve porque se vaya Maduro (presidente de Venezuela), ni en seis meses o un año.  Primero deben llevar a cabo elecciones legítimas, reconstruir la economía, y eso lleva a lo menos, una década”.

Por esto, lamenta la falta de previsión del Estado colombiano en su sistema de salud, porque “los que más han sufrido son los cucuteños, han dejado de recibir la asistencia correcta” por el colapso en las entidades médicas.  A pesar de esto, “admiro la paciencia y tolerancia del pueblo colombiano, en permitir que el venezolano sea asistido”.

El mayor impacto del fenómeno migratorio se da en la frontera y desata una crisis, la cual, “no ha sido peor, gracias a la Iglesia colombiana, que ha sido de las primeras instituciones y de las más eficaces en ayudar”.  Resalta el Nuncio que el Santo Padre apoya fuertemente el esfuerzo de la Iglesia en Colombia por dar este gesto de solidaridad a los hermanos venezolanos.

Ver Galería.

Hermandad sin fronteras: Asilo Andressen

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

La “experiencia de amor y fraternidad” que vivieron los niños y adolescentes en la Fundación Pía Autónoma Asilo Andressen, el viernes 30 de agosto durante todo el día, fue una forma en la que los niños entendieron que los muros y las divisiones, no son para las personas, y que ellos, como pequeñas semillas, son los encargados de incentivar el amor, el respeto y la tolerancia, entre países hermanos, que, desde hace muchos años, se han apoyado mutuamente.

El Asilo Andressen, junto a la Guardería ‘La Niña María’, y colegios de Cúcuta, organizaron un acto cultural, donde se creó espacio para la fraternidad, confianza, diversión y risas, entre más de 250 niños colombianos y venezolanos.

“Hemos querido unir cada una de las culturas de Colombia y Venezuela. Nuestros niños han dado una muestra muy linda de sus talentos”, así lo afirmó Martha León Díaz, coordinadora de modalidad de la Fundación Pía Autónoma Asilo Andressen.

De igual forma, el padre José Elver Rojas, representante legal del Asilo, resaltó la importancia de que los niños conozcan su propia cultura y la de su país vecino.

Entre las presentaciones, hubo danza, poesía, coplas y el deleite de la gastronomía, teniendo como tema principal, su lugar de origen.  En el caso de Venezuela, los niños realizaron un pequeño recorrido histórico y cultural de su país, y con sus familias prepararon los platos más tradicionales, como las hayacas, el pabellón criollo, las arepas, etc.; y en Colombia, demostraron la pluralidad gastronómica en el pastel de garbanzo, los tamales, el arroz de coco, entre otros, que degustaron el paladar de los invitados. Todo con un solo objetivo: unir dos países, en una sola cultura.

Los niños y profesores también tuvieron la oportunidad de mostrar la confección de trajes realizado por ellos mismos, resaltando la historia de las comunidades indígenas de Colombia y Venezuela.

Por otra parte, los padres de familia participaron con la exhibición de manualidades y talentos, los cuales son su sustento económico, para incentivar a las personas en apoyar la labor del venezolano.

Es importante recalcar que la Fundación Asilo Andressen, brinda atención especial a niños, niñas y adolescentes en formación cristiana y pedagógica, con un equipo de profesionales que velan por el bienestar de cada uno de ellos.

De igual forma, la Guardería ‘La Niña María’, atiende a pequeños, hijos de padres venezolanos y colombianos retornados, que no pueden cuidar a sus niños, y acuden al Asilo; allí, formadoras los cuidan y educan de 7:00 a.m. hasta las 5:00 p.m., ofreciéndoles desayuno, almuerzo y dos refrigerios.

Ver Galería.