Obispo de Cúcuta hace un llamado al Gobierno Nacional ante compleja situación migratoria

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

“En los últimos días ha aumentado en gran proporción la llegada de los hermanos venezolanos que acuden a la ciudad a pedir atención médica y alimentos; los estamos recibiendo en la Casa de Paso, donde estamos repartiendo unos 5.000 desayunos en la mañana”, declaró Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta.

Monseñor Víctor señala que en la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, la afluencia de personas ha crecido notablemente, donde lo más grave que observa es que llegan madres con sus hijos en búsqueda de atención, por lo que pide al gobierno nacional que “oferte oportunidades para esta comunidad que llegan desde el vecino país a Norte de Santander”.

Advierte que la Casa de Paso podría “colapsar”, ya que “se va complicando la situación, en el sentido de que tenemos cada vez más gente. Creo que tendríamos que estar preparados porque está aumentando sensiblemente esta presencia en nuestra comunidad; tenemos una deuda histórica con Venezuela e invitamos a las autoridades para que les ayuden a estas personas con un empleo”.

Monseñor asegura que continúan recibiendo apoyo de la Iglesia católica en el mundo: “contamos con la ayuda de algunas Iglesias del exterior, de Estados Unidos, Latinoamérica, y, algunas instituciones con las cuales atendemos varios frentes, uno de ellos en zonas periféricas de la ciudad, donde se distribuye alimentos calientes a venezolanos y colombianos que lo necesiten”.

“Así como hoy os coronamos en la tierra, así merezcamos ser coronados en el Cielo”: Centenario Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

Imagen: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

El origen del cuadro de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, tuvo lugar, por una petición que realizó en el año 1560, Antonio de Santana, un hombre de la realeza española, que tenía por misión, organizar y regir el destino socio-político de la región Suta en el valle de Sequencipá (Boyacá). El español, pidió al fraile dominico Andrés Jadraque, le pintara una imagen de la Vírgen María para ponerla en la capilla de este lugar. Después de realizado el encargo, habiendo quedado espacio en el cuadro pintado a lado y lado de la imagen de la Virgen María, decidió pintar también en el cuadro a San Antonio de Padua, por el nombre de quien le había mandado pintar el cuadro, y a San Andrés, nombre del mismo fraile pintor.

Tiempo después, cuando los frailes dominicos entregan esa región para ser pastoreada por el clero secular, la capilla y la imagen sufren un descuido, decayendo  el culto y la imagen quedó abandonada. Con el tiempo la capilla se deterioró, por ende, las goteras y el sol dañaron la imagen.

Después de haber estado de un lado para otro, expuesto al sol y al agua, el cuadro termina en manos de María Ramos quien vivía en la misma casa que la viuda de Antonio de Santana y descubriendo la imagen de la Virgen María, lo limpió, lo recuperó y empezó a orarle permanentemente, pidiéndole pudiera mostrarse más en la pintura.

El viernes 26 de diciembre de 1586 a las nueve de la mañana, después de haber estado la devota más de dos horas en oración, se levantó de su asiento para salir de la capilla. En aquel instante pasaba por allí una india que venía de Muzo, llamada Isabel, con un niño llamado Miguel, de unos cuatro o cinco años. Al pasar frente a la puerta de la capilla dijo el niño a la mujer que lo llevaba: “¡Mire, mire! Miró la mujer hacia la capilla y vio que la imagen de Nuestra Señora estaba en el suelo, de pie, y despedía de sí una luz que llenaba de claridad toda la capilla. Llena de asombro dijo en alta voz a María Ramos, que iba saliendo del oratorio: “Mire, mire, Señora, que la Madre de Dios se ha bajado de su sitio, está en vuestro asiento y parece que se está quemando”. Miró María Ramos y admirada de ver tan estupendo prodigio, llena de asombro se dirigió llorando hacia el altar, se arrojó a los pies de la sagrada Imagen; con mucho temor puso los ojos en ella y vio cumplidos sus deseos. El gran milagro había sucedido, el cuadro se había renovado.

Después de constatar el hecho de manera jurídica, con jueces y testimonios, según la costumbre de la época, se crea la doctrina de Chiquinquirá y se construye el primer templo.

Hacia el año 1633, el cuadro recibe la visita del Arzobispo Bernardino Almansa, quien se entristece por encontrar la Sagrada Imagen muy descuidada. El 19 de septiembre de este mismo año, ordenó por Decreto que el templo de la Virgen de Chiquinquirá con su servicio se entregue a una comunidad religiosa para que se engrandezca el culto en el Santuario. Esta comunidad resulta siendo los frailes dominicos quienes se convierten en los guardianes del santuario.

En el año de 1760 con el traslado de los indios, cesó la Doctrina y el Arzobispo Araús erigió la Parroquia bajo el título y patrocinio de Ntra. Sra. de Chiquinquirá, como estaba en la Doctrina desde 1588. Hacia 1821, el 2 de enero, Simón Bolívar visita el Santuario, en agradecimiento por la ayuda recibida en 1815 para el sostenimiento de sus tropas. En 1827 volvió y permaneció del 6 al 8 de septiembre. En 1928, junio 20, vino por última vez y postrado de rodillas ante la sagrada imagen de María, oró por largo rato.

EL 24 de diciembre de 1908 es consagrado el altar de mármol, de 12 metros de alto, de orden corintio, levantado sobre ocho columnas; coronado por tres ángeles tamaño natural. En la bóveda van siete figuras en relieve, simbólicas de los siete sacramentos y un arabesco central. Al frente en la parte alta del Camarín aparece el Monograma de María.

Después de haber realizado la petición a la Santa Sede en el año 1910, el 9 de enero, se inicia una peregrinación con una copia del cuadro por toda Colombia para pedir por todos los colombianos y asimismo, para que todos conocieran el cuadro, la imagen de la Virgen María que sería la protectora e intercesora de Colombia.

El gran día de la coronación llega el 9 de julio de 1919.  En la ceremonia estuvieron presentes el Excelentísimo Señor Nuncio Apostólico Don Enrique Gasparri, varios Obispos y el señor Presidente de la República, Marco Fidel Suárez. Después de haber sido puesta la corona sobre la imagen de la Virgen María y el Niño Jesús en el cuadro, el obispo de Tunja, Eduardo Maldonado, afirmó: “Así como hoy os coronamos en la tierra, así merezcamos ser coronados en el Cielo”. “Yo… pido humilde y respetuosamente a los Arzobispos y Obispos aquí congregados, que así como la República fue consagrada al Sacratísimo Corazón de Jesús, de la misma manera, se consagra solemne y públicamente, por voto nacional, a la Santísima Virgen, Reina de Colombia”.

Datos históricos sobre la veracidad del cuadro

– El 9 de abril de 1986, por orden del Presidente de la República, Belisario Betancur, un grupo de expertos le hizo un examen radiológico al lienzo, para constatar su autenticidad y antigüedad. La Imagen fue llevada a media noche al hospital donde le tomaron varias radiografías y fotografías especiales. Hecho el examen la Imagen vuelve a la basílica a las 4:30 a.m. escoltada por tropas del Batallón Sucre.

– El 30 de mayo de 1986, la Dra. María Cecilia Álvarez White entregó el resultado del examen hecho a la Imagen, el cual reveló: “que la pintura corresponde a 1562; que la Imagen presenta señales claras de que por ella corrió agua de las goteras que se presentaron en la capilla de Suta; que la pintura nunca ha sido retocada; que ésta es de regular calidad y que para pintarla utilizaron materiales de la época; que el lienzo está muy deteriorado y que la Imagen de María está muy borrosa debido al agua que corrió por ésta; que el alumbrado eléctrico ha causado daños en la pintura, que la conservación del cuadro es realmente prodigiosa”.

Jóvenes del Decanato de Nuestra Señora del Rosario participan de un primer encuentro

Foto: cortesía

El Decanato de Nuestra Señora del Rosario reunió a los integrantes de los movimientos juveniles para vivir el primer Encuentro de Movimientos Juveniles 2019, promovido por la comisión diocesana de Pastoral Juvenil.

En la Casa Pastoral Beato Padre Luis Variara, ubicada en el municipio de Villa del Rosario, se reunieron más de 115 jóvenes para escuchar y experimentar la Palabra de Dios.

Bajo el lema “Hacer lo que Él les diga” (Jn 2, 3), los jóvenes trabajaron en este espacio: integración y fortalecimiento del trabajo grupal, asimismo, un encuentro personal con Cristo.

Clausura Semana de la Familia en la Vicaría Rural

Fotos: cortesía

La Vicaría rural de la Diócesis de Cúcuta organizó un gran encuentro para celebrar la clausura de la Semana de la Familia 2019, asimismo, fortalecer la comisión diocesana de pastoral familiar.

Durante tres días (21, 22 y 23 de junio) en el municipio de Lourdes, Norte de Santander, 42 parejas de todos los municipios que integran la Vicaría rural participaron de una experiencia enriquecedora.

Momentos de oración, reflexión, crecimiento personal, familiar y reavivar el compromiso con la Pastoral Familiar, fueron las principales actividades que se desarrollaron, gracias a la colaboración de sacerdotes, laicos y personas que han estado apoyado estos procesos de formación.

Cúcuta conserva la devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

La tarde del 28 de junio, en el marco de la Solemnidad al Sagrado Corazón de Jesús, los sacerdotes; diáconos; seminaristas; religiosos; religiosas; movimientos apostólicos y fieles de la Diócesis de Cúcuta se dieron cita en el monumento Cristo Rey del barrio La Cabrera.

Este monumento representa la promesa que hizo Cúcuta de conservar siempre la devoción al Sagrado Corazón, a San José, a Nuestra Señora de Cúcuta y de propagar la devoción a san Emigdio, patrono y defensor contra los terremotos.  Ya que, en la base de la imagen, está lo que quedó del altar de la Catedral en el terremoto del año 1875.

Animados por el Obispo de esta Iglesia particular, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid y acompañados por los Bomberos y la Policía Nacional, se dio inicio a la celebración con la procesión por las principales calles de la ciudad.

Monseñor recordó las apariciones de “Cristo glorioso resucitado” a Santa Gertrudis, Santa María de Alacoque y Santa Faustina y enfatiza en ellas las dimensiones para contemplar a Cristo: la gracia de la santidad, el amor y la misericordia, respectivamente.

Así pues, “llevamos a Cristo por las calles de Cúcuta, para honrar y reparar al Sagrado Corazón”, manifestó el Obispo.  La celebración continuó con la Santa Misa en la Catedral San José.

Ver Galería.

Obispos exponen sus acciones en torno al conflicto y la migración en Norte de Santander

De izq. a der. Mons. Omar Sánchez, Obispo de Tibú; Mons. Víctor Ochoa, Obispo de Cúcuta; Mons. Gabriel Villa, Obispo de Ocaña y José Luis Ramírez, director Prospecta & Innova.  Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta.

El viernes 21 de junio en una extensa jornada en el Hotel Casablanca de Cúcuta, se reunieron los Obispos de Norte de Santander, donde estuvieron analizando el contexto del conflicto y la migración en cada una de sus regiones y los resultados de los proyectos y retos que cada una de las Diócesis ha venido adelantando.

También se tuvieron en cuenta a la Arquidiócesis de Pamplona y la Diócesis de Arauca, donde sus realidades principales son la preservación del páramo de Santurbán y migración en la primera, y por parte de Arauca, el marcado conflicto armado e igualmente, la situación migratoria.

Los Obispos de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid; de Tibú, Omar Alberto Sánchez Cubillos; y el Obispo de Ocaña, Monseñor Gabriel Ángel Villa Vahos; dieron a conocer las acciones con la que cada una de sus jurisdicciones eclesiásticas ha aportado en la construcción de paz.

José Luis Ramírez Ospina, director de la fundación Prospecta & Innova, hizo parte de este encuentro, participando como facilitador.  Ramírez afirmó que en el desarrollo de este análisis, no sólo se conoció cómo desde la Iglesia católica se han mitigado las consecuencias de las crisis que afectan al departamento, sino que ahora, se puede “entender hacía dónde podemos ir (…) el día de hoy identificamos líneas en común para llegar a acuerdos y compromisos importantes para el pueblo nortesantandereano y Arauca”, concluyó.

Entre las líneas en común se establecieron: la evangelización (todas las Diócesis trabajarán ella); formación integral (Cúcuta, Tibú y Ocaña); fortalecimiento organizacional (Cúcuta, Tibú, Arauca y Pamplona); paz y reconciliación (todas); caridad e inclusión social (todas); ambiente, desarrollo rural y economía campesina (Tibú, Pamplona, Arauca y Ocaña); migración y desplazamientos (todas).

Cucuteños salen a las calles para revivir el misterio de Cristo

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Desde la Catedral San José, el 20 de junio, la Diócesis de Cúcuta celebró la Solemnidad del Corpus Christi, con presencia de los fieles y movimientos apostólicos de esta Iglesia particular.

La celebración del Cuerpo y Sangre de Cristo a nivel general tendrá lugar en todas las parroquias el día domingo 23.  Pero para continuar con una tradición, se celebró el día jueves con la Sagrada Eucaristía, presidida por el Obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, donde expresó que este “es un encuentro personal, directo y real con Jesús”, que salva y redime.

En el momento de la homilía durante la Santa Misa, Monseñor anunció que seguidamente se llevaría con devoción y piedad el Santísimo Sacramento del altar por las calles, asegurando que “caminar con Cristo en nuestras plazas y nuestras calles nos hace entrar en diálogo profundo con Él y contemplar el misterio eucarístico; lo hacemos piadosamente, lo llevamos como un tesoro precioso”.

Una vez terminada la Eucaristía, los cucuteños dieron inicio a la procesión por las principales vías de la ciudad, donde se dispusieron siete altares, a cargo de las más importantes instituciones públicas y privadas de Cúcuta, para revivir el misterio de Cristo, donde el pan y el vino se hacen vida.

Con devoción se puso a Cristo en el centro de la vida de cada uno de los asistentes para la adoración y seguir su ejemplo de caridad.  En los altares se encontraban donaciones de productos básicos de la canasta familiar, los cuales tienen como destino, las familias más necesitadas de la ciudad.

Ver Galería.

Animadores Bíblicos celebran clausura del primer semestre 2019

Fotos: Facebook ABP Cucuta Colombia

La Animación Bíblica de la Pastoral (ABP) de la Diócesis de Cúcuta concluyó este primer semestre del año con los grados y envíos de Animadores Bíblicos.

El sábado 15 de junio, en la casa Tabor de las hermanas Misioneras de la Nueva Vida, vía Chinácota, tuvo lugar el encuentro de 140 miembros de la ABP.  En medio de este lugar campestre y animados por el padre Jairo Cárdenas, delegado de la Comisión ABP, compartieron este cierre de semestre, donde además, se entregó el contenido a las cabezas de grupo del material que se trabajará en la Semana Bíblica.

Para los servidores de la Palabra, los meses de junio y julio son de preparación; agosto y septiembre de visitar las parroquias, para socializar con los agentes de pastoral de todas las parroquias urbanas y rurales, los temas de la Cartilla de la Semana Bíblica, que con anterioridad se entregará en cada una de las 115 parroquias que conforman la Diócesis de Cúcuta.  Igualmente, visitarán centros comerciales, colegios, ancianatos e instituciones para guiarlos en lo que será el desarrollo de la Semana Bíblica del 22 al 29 de septiembre.

Director nacional de la Unidad de Víctimas desde la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, anuncia mayor atención a víctimas

Foto: laopinion.com.co

Este lunes 17 de junio, visitó la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, el director nacional de la Unidad para la Atención Integral y Reparación a la Víctimas, Ramón Alberto Rodríguez.

Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta, acompañó a Rodríguez durante su recorrido por este lugar de paso, donde llegan hijos de colombianos retornados, muchos de ellos son jóvenes sin documentación.

El funcionario anunció que se iniciará un proceso de identificación, teniendo conocimiento de censos y caracterización, para definir cómo se les puede ofrecer la mejor ayuda humanitaria.

Se va a trabajar con un mecanismo de verificación en medición de subsistencia mínima, donde junto a la dirección territorial de Norte de Santander, se adelanta la recolección de información, permitiendo conocer las personas víctimas retornadas en las partes más periféricas de la ciudad de Cúcuta, y que se encuentren en el registro único de Víctimas.

El director nacional afirmó que se va a reforzar la atención a la población migrante damnificada.

Avances en obras de reparación de la Catedral San José

Fotos: Cortesía

La Catedral San José de Cúcuta es una obra arquitectónica de más de 100 años de antigüedad. Debido a los efectos del sol, el agua, y el uso, se ha ido deteriorando, razón por la cual se vio la necesidad desde hace dos años de iniciar un proceso de restauración, para mejorar el Templo madre de esta Iglesia particular de Cúcuta.

Por el deterioro de la construcción, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la ciudad; junto al párroco de la Catedral, el padre Esteban Osorio; y, con la orientación de Julio Alfredo Delgado, profesional en Arquitectura, pusieron en marcha el proyecto de conservación del Templo.

En los avances de reparación de Catedral San José, se ha logrado intervenir la cubierta de las naves principales del Templo y ya se ha terminado la primera parte del techo.

La Diócesis de Cúcuta agradece la generosidad de los fieles y los invita a continuar apoyando la conservación del Templo madre de los cucuteños.