Diócesis de Cúcuta dona ayudas ante consecuencias de incendios forestales

Fotos: cortesía

Debido a la reciente calamidad pública declarada en Norte de Santander por los incendios forestales, la Diócesis de Cúcuta ha acudido al municipio de Villa Caro, uno de los más afectados del departamento.

Las incontrolables llamas en Villa Caro, por más de una semana, afectaron seriamente a las comunidades, la flora y la fauna.  Conflagraciones que consumieron ecosistemas y acabaron con los cultivos agrícolas de ocho familias, los cuales son su sustento económico y quemaron sus viviendas.

Aproximadamente 200 hectáreas de bosques, de las veredas los Balcones y Silicios, fueron arrasadas por el fuego.  Más de 20 familias de estas veredas fueron evacuadas, sin embargo, la mitad de ellas han regresado a sus lugares de origen.

Esta Iglesia particular, se ha encargado de donar 3.000 metros de manguera para la vereda Balcones y a través del Banco Diocesano de Alimentos, ha entregado media tonelada de alimento y artículos de cocina, para distribuir a las familias damnificadas.

La Diócesis de Cúcuta seguirá atenta para ayudar a mitigar las consecuencias de los desastres naturales, de igual forma, hace un llamado para tomar las medidas preventivas para evitar incendios forestales que recomiendan las autoridades y así preservar los bosques y la propia vida.

Así quedaron los grupos para la Copa de la Fe 2019

Foto: virgendechiquinquira.com

La Copa de la Fe tendrá lugar este año en Chiquinquirá, Boyacá, y se realizará del 7 al 11 del próximo mes. El evento será organizado por los frailes dominicos de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) y la Alcaldía de municipal del municipio católico de Colombia.

“Nosotros nos estamos preparando primero con la oración porque va a hacer una realización de la cultura del encuentro de hermanos y de fraternidad. La unión institucional ha sido clave en el desarrollo de esta preparación y seguiremos trabajando en equipo para lograr ofrecer a los sacerdotes el mejor de los espacios”, así lo afirmó Monseñor Luis Felipe Sánchez Aponte, Obispo de la Diócesis de Chiquinquirá.

El sorteo de grupos para esta sexta versión de la Copa de la Fe se transmitió este viernes 13 de septiembre a través del canal de televisión católico Cristo Visión y por el Facebook de la CEC.

Grupo A

– Arq. De Guadalajara (México)

– Arq. De Florencia

– Arq. De Bucaramanga

-Diócesis de Mocoa

Grupo B

– Diócesis de Chiquinquirá

– Diócesis de Girardot

– Diócesis de Cúcuta

– Arq. de Ibagué

Grupo C

– Arq. De Quito (Ecuador)

– Diócesis de Duitama

– Frailes Dominicos.

– Diócesis de Ocaña.

Grupo D

– Diócesis Sonsón

– Arq. De Cartagena.

– Diócesis de Socorro y San Gil.

– Diócesis de Facatativá.

Este gran campeonato de la Copa de la Fe, comenzó en el año 2014, promovido por la CEC. Cada año se destina una ciudad como anfitriona.

Su principal objetivo es dar Gloria a Dios en el deporte, impregnando el futbol de los valores cristianos, fortaleciendo la fraternidad, la caridad, la solidaridad pastoral y las actitudes de paz; esos son los mayores trofeos de aquellos enviados del Señor.

Lleva la palabra de Dios: V Bibliatón

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Hoy desde las 8 de la mañana, se desarrolla en el parque Santander, la V ‘Bibliatón’, organizada por la Animación Bíblica de la Pastoral (ABP) de la Diócesis de Cúcuta, que tiene como objetivo donar una biblia o depositar una ofrenda económica para comprar biblias y llevarlas a aquellas personas que no conocen de la Palabra de Dios, y no tienen cómo acceder a ella.

Bibliatón significa para la Animación Bíblica, presentar la palabra de Dios desde la Iglesia católica, incentivar a los peatones a donar en pro de dar una voz de esperanza, “que es la voz del Padre”.

La Bibliatón inició con la bendición del padre Jairo Cárdenas, delegado de la ABP, quién expuso la importancia de las Sagradas Escrituras: “La Palabra de Dios la podemos leer y explicar. En las parroquias existen esas experiencias de formación bíblica. (…) No necesitamos irnos para otro lado, en la Iglesia podemos hacerlo, y de la mejor manera”.

Los animadores tienen unos requisitos para poder entregar las Sagradas Escrituras: realizar un seguimiento reflexivo, donde se realizará la invitación a la Animación Bíblica. “Biblias se entregan muchas, pero hacerles acompañamiento, es más complicado”, dijo el padre.

La jornada se extenderá hasta las 4:00 p.m. donde los animadores bíblicos estarán meditando durante el día el evangelio de San Lucas, ya que es el evangelio de la Semana Bíblica dispuesto para este año.

Claudia Angarita, miembro de la ABP, expresó que “como animadores bíblicos sentimos una gran satisfacción, al poder llevar ese mensaje, acercarnos a la gente, hablar con ellos, compartir y enriquecernos nosotros de ellos, con esa evangelización”.

A pesar del cansancio y el clima caluroso clima de la ciudad, para ellos no es motivo para detenerse, porque la obra la realizan con amor y para Dios, “somos una Iglesia en salida, que está con la gente y lleva el nombre de Jesús a los más necesitados”, manifiesta Angarita.

La ABP continuará evangelizando a los transeúntes durante este viernes, enseñando a leer la palabra de Dios, respondiendo a las preguntas de los alentando a escuchar al Señor.  Igualmente, recibiendo las donaciones económicas o las biblias católicas.

La V Bibliatón es la primera actividad para adentrarse en el mes de la Biblia y prepararse para la Semana Bíblica que será del 22 al 29 de septiembre.

Ver Galería.

Nuncio Apostólico pide apoyar a las 10 mil personas que siguen en el proceso de paz

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

El Nuncio Apostólico del Papa Francisco en Colombia, Monseñor Luis Mariano Montemayor, expresa que hay 10.000 personas que “dejaron de matar, de secuestrar, de crear caos y violencia y están casándose, teniendo hijos, tratando de tener proyectos productivos, alejados de las armas. Creo que sobre eso es lo que hay que insistir”.

En una entrevista concedida al periódico de circulación nacional El Tiempo, Monseñor Montemayor ratifica su posición del lado de la paz y de las víctimas.

¿Cree usted también que la implementación del acuerdo con las Farc está amenazado?

Eso es evidente, y con consecuencias complejas. Conozco bien las zonas de conflicto y he visto que hoy los habitantes que están allá viven en la incertidumbre. No saben siquiera con quién tienen que tratar.

¿Antes sabían que las Farc eran las que mandaban?

En efecto. Y con ellas negociaban un ‘statu quo’ que les permitía de alguna manera saber al menos a quién podían protestarle, ahora no. La gente no identifica quién tiene el poder, solo sabe que son muchos y que estos tienen luchas permanentes.

¿Luchan por el control regional con altas dosis de violencia?

La tensión es alta. Los ataques contra los pobladores se han multiplicado y no se sabe bien a quién hay que dirigirse para tener protección. Cada día que pasa la situación es más grave.

¿Lo que usted ha visto pasa en todo el país?

No. Son algunas zonas donde están pasando hechos realmente críticos. Por ejemplo, en el Chocó estamos llegando a la esclavización de mujeres con sus niños; en el Cauca, como se vio con la masacre de una joven candidata con su mamá y sus acompañantes, que si hubieran sido más también los habían asesinado.

¿Por qué cree que estamos volviendo a vivir estas situaciones tan dramáticas?

A mi modo de ver no hubo un proceso de ocupación territorial por parte del Estado, que debió haber ocurrido, cuando se produjo el retiro de las Farc. Un control que debió haberse hecho no solo por parte de las fuerzas armadas del Estado, sino con una fuerte presencia de otras entidades administrativas y de servicios sociales.

¿Esta es su opinión?

No estoy haciendo un juicio, simplemente es una constatación, porque, reitero, son zonas a las que he ido. Esa ausencia del Estado, que en algunas zonas es cruel, porque nunca estuvo, ahora es más dramática con la salida de las Farc.

¿Quiénes mandan ahora?

Hay una proliferación de grupos que se fueron recolocando, reorganizando y poco a poco haciendo avanzar su influencia. Esos grupos no son solo el Eln, que les disputaba a las Farc algunas zonas, tenemos también la influencia de viejos grupos que se han reciclado, y otros nuevos.

¿Cómo ve la reacción del Gobierno?

No me gusta hacer críticas, y no estoy aquí para criticar las políticas del Gobierno; yo diría que también el Gobierno se encuentra sorprendido, corriendo detrás de los acontecimientos, por ejemplo, con lo del Cauca o el Chocó.

¿Ha sido una respuesta tardía?

Me parece que ya tomaron conciencia de la gravedad de la situación de la población. Eso es un signo de que se pueden mejorar las cosas. Pero hay que acelerar los tiempos, veo que en el Gobierno tienen buenas ideas y quizá buenas intenciones, pero con tiempos muy largos de ejecución, y eso desespera a la población.

¿Es vital que el Gobierno actúe con mayor celeridad?

La gente en las regiones está desesperada, con incertidumbre y si, en definitiva, ve que no puede hacer alianzas con el Gobierno, intentará hacerlo con las fuerzas negativas, porque tienen que sobrevivir de alguna manera.

A tan inquietante panorama se suma la situación de la frontera con Venezuela y la posible presencia allá de ‘Iván Márquez’ y ‘Santrich’…

Históricamente, Venezuela les ha dado apoyo a las organizaciones armadas ilegales en Colombia, pero, ahora con esta aparición de ‘Márquez’, no digo sorpresiva, pero sí un poco impensada en los tiempos, nos preguntamos por qué.

¿Podría haber un conflicto entre Colombia y Venezuela? ¿Cómo la interpreta?

Creo que tiene mucho que ver con la Asamblea General de las Naciones Unidas, en los próximos días, y tienen que ver también con la campaña electoral, nosotros vemos ahí un tentativo de arruinarles la campaña electoral a las Farc. Lo cual es bastante malicioso.

Y en medio está el drama del asesinato continuo de líderes sociales…

El tema de los líderes sociales se ha politizado, y forma parte de la exasperante polarización que impide incluso tocarlo con seriedad y encontrar solución, pero es cierto que nosotros vemos, sino un plan sistemático, una confluencia y una convergencia de intentos, con un objetivo común, que es desarticular las organizaciones sociales, impedir que haya una resistencia de la sociedad civil, una capacidad de reaccionar, y eso es un problema enorme para la democracia; sin líderes sociales no hay democracia.

En otro frente, hay tensión por las amenazas con misiles de parte de Maduro…

Las amenazas hay que tomarlas de donde vienen, es decir, con pinzas, y una cosa es amenazar y la otra es realmente ejecutar la amenaza. No podemos excluir, sin embargo, una hipótesis del conflicto, sea intencional o sea por escalada; sea porque se les va de las manos una situación, lo cual sería gravísimo para las dos naciones, y además para la paz mundial.

Autoridades, en ‘alerta máxima’ ante maniobras militares venezolanas, ¿A qué horas llegamos a esta situación?

Quizás la parte más triste es porque hay “una diplomacia del micrófono”. Las dos partes se han dedicado a amenazarse o a torearse. Caracas no tiene embajada en Bogotá y viceversa, y eso es grave. Además, el juego de pedir a las tropas venezolanas que deserten o que tomen partido por la oposición, o Maduro decir que apoya efectivamente a ‘Márquez’ o al Eln, y moviliza sus tropas, es un juego muy peligroso –aunque se haga para incomodar y para decir: “si tú me tocas, yo te toco”–, se puede ir de las manos.

¿Qué hacer?

Yo llamaría a la mayor prudencia a las dos partes y a tratar de, si no se puede oficialmente, al menos sí de forma informal, restablecer vínculos de comunicación para resolver los problemas concretos que la frontera nos está creando.

Este lunes, el colectivo Defendamos la Paz le envió una carta al Santo Padre para que vele por el proceso de paz y la implementación del Acuerdo, “amenazados hoy desde distintos flancos”, ¿Qué opinión tiene de esta carta?

Es legítimo que se dirijan a una autoridad moral de carácter internacional respetada por todos para lo que ellos consideran una urgencia, que compartimos en parte.

Tocando el tema central de la carta, ¿hay amenazas al proceso de paz?

No hay que desconocer algunas situaciones. Por ejemplo, el caso de ‘Iván Márquez’, pero más que él, el país debería apoyar a las 10.000 personas que hicieron a un lado las armas, que no han abandonado el proceso y que siguen apostando por él.

¿Qué cree que hay que hacer?

Varias cosas. Por ejemplo, dejemos de torpedear, dejemos esta actitud de francotiradores contra el sistema de justicia transicional. ¿Por qué? Porque de algún modo hay que hacer justicia, y este mecanismo fue el que se eligió. Hubo una decisión de Estado, se hizo. Ahora, hay que dejarlos actuar, dejar que muestren lo que valen y lo que pueden hacer.

Pero ¿no se les puede criticar a los integrantes de la JEP?

Por supuesto que hay que criticarlos cuando no hacen o cuando hacen mal las cosas, pero dejarlos actuar, no vivir permanentemente buscando reformas constitucionales. Ya no es el momento, y creo que lo de ‘Márquez’ nos dice que aseguremos los resultados que la paz ya nos dio.

¿Cuáles resultados?

Hay más de 100 municipios que dejaron de tener problemas de violencia, por ejemplo. Los índices de asesinatos y violencia han bajado, hemos tenido una elección presidencial relativamente pacífica para la historia de Colombia. Y hay, repito, 10.000 hombres que dejaron de matar, de secuestrar, de crear caos y violencia y están casándose, teniendo hijos, tratando de tener proyectos productivos, alejados de las armas. Creo que sobre eso es lo que hay que insistir.

Obispos recuerdan las tareas que encomendó el Papa Francisco a los colombianos

Foto: semana.com

Recordando que del 6 al 10 de septiembre de 2017, estuvo el Papa Francisco en Colombia, los Obispos del país, hacen eco a los mensajes de Su Santidad para recorrer el camino de la paz y la reconciliación.

A través de un comunicado publicado por la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), los prelados recuerdan que el Papa invitó a buscar la paz, a renunciar a los odios y “abrirse a la convivencia basada en justicia, en la verdad y en unas verdadera cultura del encuentro fraterno”.

Descargar comunicado.

Distinción San Pedro Claver para quienes construyen territorios de paz

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

San Pedro Claver, fue misionero catalán, llegó a Colombia en 1610, donde se convirtió en defensor de la raza negra y los esclavos.  Cada 9 de septiembre se celebra su memoria, por esto, en el cierre de la Semana por la Paz 2019, la Diócesis de Cúcuta a través de la Corporación de Pastoral Social (Cospas), hace entrega de la Distinción San Pedro Claver.

Es una ocasión para reconocer el arduo trabajo de personas e instituciones públicas y privadas que son líderes constructores de territorios de paz y velan por el cumplimiento de los derechos humanos de la población vulnerable.

En las instalaciones de la Fundación Pía Autónoma Asilo Andresen se llevó a cabo la ceremonia, con presencia del señor Obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid.  Una noche amenizada por las presentaciones de la agrupación musical The Promise de la Casa de estrategias Casa Morada y el Centro Musical Batuta de Villa del Rosario.

La reflexión de apertura estuvo a cargo del padre Juan Carlos Ballesteros Celis, subdirector de Cospas; y las palabras de bienvenida por el Obispo de esta Iglesia particular, quien introdujo al público en la historia y ejemplo de vida de San Pedro Claver, que se enfrentó al drama de ver arribar al puerto de Cartagena, flotas cargadas con seres humanos “reducidos a la más dolorosa esclavitud”, asegura Monseñor.

“Defensor de los que sufren (San Pedro Claver), con su vida trató siempre de dar una mano, una caricia, un poco de alimento o medicina -en lo que se conocía en su tiempo- a los que sufrían y tenían el dolor en sus vidas.  Nos dicen los relatos que muchos morían, podría ser hasta la mitad de las cargas humanas de estos barcos, en su paso por el Atlántico”.

El Obispo describe aquella situación y manifiesta que en la actualidad no ha cesado la esclavitud: “Hoy siguen migrando por el mundo seres humanos que continúan encadenados a tantas formas dolorosas que someten al hombre: La violencia, la corrupción, la opción por las cosas de este mundo que terminan siendo esclavos del poder, del placer, del tener”.

La Iglesia católica sostiene y vive “el mandato del amor (…) es más que justo reconocer cómo el amor de Dios sigue obrando por medio de tantos y tan calificados modos de ofrecer misericordia y de vivir la caridad”.  De esta manera, Monseñor agradece a quienes son fieles al “mandato divino” y siguiendo el ejemplo de San Pedro Claver, “están al servicio de los que sufren”, por esto exalta la labor de aquellas personas y organizaciones que en esta fecha especial reciben un reconocimiento.

Reconocimientos

Gladys Fabiola Ruíz Mantilla: Por su generoso servicio y testimonio de caridad, en la casa de paso divina providencia.

José Eleazar Lasso Serrano: Por su generoso servicio y testimonio de caridad, en la casa de paso divina providencia.

Por acoger, proteger, integrar y promover a nuestros hermanos migrantes venezolanos: Comedor Sagrada familia; Fundación Servidoras Madres para Abandonados en las Calles; Comedor Santo Domingo Savio; Comedor San Judas Tadeo; Centro Misionero Nueva Vida ‘Misericordia cada día’; Comedores Misioneros San Carlos; Fundación Antonio Rojas (Fundar).

Marcela Yáñez Contreras: Por su ejemplo de superación y su liderazgo, en la integración local y la mediación comunitaria.

Katiuska Camacaro Bracho: Por su capacidad de integrarse como migrante a la comunidad de acogida, y contribuir con su liderazgo a la integración local de las comunidades.

Felipe Muñoz Gómez: Por su liderazgo en la implementación de procesos, para la ejecución de políticas públicas en beneficio de los hermanos venezolanos.

Víctor Alfonso Bautista Olarte: Por su compromiso con la región fronteriza, y la gestión en la implementación de medidas favorables a las necesidades surgidas por la crisis migratoria.

Proyecto “Teatros por la Paz” Ageh: Por su valioso aporte a la construcción de paz en nuestro territorio, con la herramienta del teatro interactivo.

Estatuillas

Asociación de Mujeres “Tierra Hermosa Para Todos”: Por su aporte al cuidado del medio ambiente y emprendimiento productivo, en la promoción de la mujer y la familia, como iniciativa de paz en la región.

Asilo Andressen: Por ser expresión viva de la caridad, en la promoción, protección y formación de la niñez migrante  venezolana y colombiana.

Programa Mundial de Alimentos: Por su oportuna y eficaz presencia en la región, aportando significativamente a la solución frente a las necesidades alimentarias de los migrantes y nacionales en nuestro territorio.

Ver Galería.

“Declaremos territorio de paz”

Fotos: Centro de Comunicaciones de la Diócesis de Cúcuta

Hoy finalizaron las emisiones de “Somos territorio de paz” en la emisora Vox Dei, programa desarrollado por la Corporación de Servicio Pastoral Social Diócesis de Cúcuta (COSPAS), en donde desarrollaron temas acerca de cómo ser, hacer y contemplar territorios de paz.

El equipo de hoy fue conformado por Paola Correa, coordinadora jurídica de COSPAS, y promotoras comunitarias y profesionales, quienes resaltaron la importancia de declarar territorio de paz.

Según la Real Academia Española, declarar significa: “manifestar, comunicar o hacer público un estado o condición”.  Al conocer el término, ¿qué sería declarar territorio de paz?

Se desglosa en diversos aspectos: una forma de proceder, un mecanismo, un ejercicio político, o una pedagogía de la sociedad en donde una persona o comunidad, elige, decide y construye una cultura para la paz.

Cuando se comparten las experiencias de paz, permite que muchas personas sientan cercanía con la posibilidad de reconocer el respeto, la solidaridad y la reconciliación.

Los espacios en donde se puede declarar un territorio de paz, están muy cerca de las personas, como su familia, amigos, el trabajo y los vecinos, a través del diálogo entre comunidades que puedan generar cambio e iniciativas para el territorio.

Finalizaron este programa radial con su segmento: ‘Soy territorio de paz cuando’, y se es territorio cuando “rechazo toda acción  violenta, cuando propicio dialogo, reflexiono y realizo acciones pacíficas, cuando elijo el diálogo para transformar conflictos, y cuando construyo paz desde mi hogar.

Semana por la paz: ¿Cómo hacemos territorio de paz?

Fotos: Centro de Comunicaciones de la Diócesis de Cúcuta

Faltando pocos días para culminar esta Semana por la Paz, el equipo de la Corporación de Servicio Pastoral Social de la Diócesis de Cúcuta (COSPAS), a través de la emisora Vox Dei, la Frecuencia de la Esperanza y la Paz, 1.120 A.M, desarrolló el cuarto tema de la semana titulado “Hacer Territorio de Paz”.

En compañía del padre Juan Carlos Ballesteros se realizó la contextualización de la Semana por la paz, su sentido y cómo la Corporación apoya esta iniciativa nacional.

Hacer territorio de paz significa abrir espacios de diálogo donde se implemente la comunicación asertiva en las comunidades, para generar construcción hacia el bien común, fue una de las conclusiones.

Cuando se hace parte de un territorio de paz, se promueven e impulsan iniciativas del territorio para ejercer los derechos culturales de las personas que viven en condiciones de vulnerabilidad y contextos de violencia; en especial, las de las comunidades y corregimientos.

La invitada del día fue la señora Marlene López, líder migrante del barrio El Progreso, quien estuvo activamente participando en la entrevista que COSPAS le realizó y enfatizando cómo se pude hacer territorio de paz frente a la situación de frontera que como ella, atraviesan muchos migrantes más.

Los oyentes de la emisora Vox Dei participaron activamente y respondieron a la pregunta ¿cómo hacemos territorio de paz?: “hago territorio de paz cuando soy agradecido con Dios y con la vida”, fue una de las respuestas; otra que se destacó fue: “respeto a las personas y ayudo a los necesitados”.

Sé es territorio de paz cuando se vive en armonía con el prójimo, cuando se elige el diálogo para transformar conflictos y “cuando reconozco al otro”.

Ver Galería.

Falleció Cardenal más anciano del mundo

Foto: es.aleteia.org

José de Jesús Pimiento Rodríguez, Arzobispo Emérito de Manizales, partió al encuentro con el Señor este lunes 2 de septiembre en las horas de la tarde, según lo confirmó la Conferencia Episcopal Colombiana.

Los Obispos colombianos invitan a orar por él y dar gracias a Dios por su testimonio de fe y vida cristiana en su larga vida. “Fraterno saludo de condolencias a la familia del señor Cardenal y al clero de la Arquidiócesis de Manizales”, mencionó el Episcopado.

Su eminencia Pimiento, nació en Zapatoca, Santander, el 18 de febrero de 1919; y a los 17 años ingresó al seminario de San Gil, y después al Seminario Mayor de Bogotá, donde terminó sus estudios.

El 14 de diciembre a los 22 años, fue ordenado Sacerdote; y a los 36 años, fue nombrado obispo auxiliar de Pasto por el Papa Pío XII. Ya en 1964, San Pablo VI lo nombró Obispo de Garzón.

Participó en grandes hechos de la Iglesia como el Concilio Vaticano II, en el que estuvo cuatro sesiones como padre conciliar; y después, asistió a Conferencias Episcopales latinoamericanas en Medellín, Puebla (México) y Santo Domingo (República Dominicana). Y en 1972 fue nombrado presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia.

Fue creado Cardenal por el Papa Francisco en el 2015, a sus 95 años de edad; pero por motivos de salud, no logró viajar al Vaticano, así que el Cardenal Rubén Salazar, Arzobispo de Bogotá, le hizo entrega de la toga, el birrete, el pergamino, el anillo Cardenalicio y el título firmado por el Papa.

En una de las entrevistas realizadas a  Cardenal le preguntaron cómo había sido su decisión de ser sacerdote, a lo que respondió “no fue improvisado, mi mamá me llevaba todos los días a misa a las 5 de la mañana, yo me la pasaba dormido allá (…) A los 8 años fui acólito y eso me acercó al Santísimo. Eso prueba que Dios lo va llevando a uno, sin darse cuenta, a comprender que ahí está Él”.

En la Semana Por la Paz “reconoce y agradece”

Foto: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Tercer día de la Semana por la Paz y la Corporación de Servicio Pastoral Social Diócesis de Cúcuta (COSPAS), en el programa radial “Somos territorio de paz”, a través de la Emisora Vox Dei, 1.129 A.M, trabajaron el tema: “Reconocer y agradecer”.

Paola Correa, coordinadora jurídica de Cospas, explicó a los oyentes cómo dejar que la mente procese los temas de paz  y generar pensamientos que “me ayuden a reconocerme como parte de este paisaje”, es decir, “reconocer aquello que es importante y ha construido algo al territorio”.

Ser agradecido significa reconocer los aportes de las personas y del ambiente, se manifiestan con las acciones, las actitudes y la forma de ver y/o actuar.

Al finalizar este programa se recordó cuándo se es territorio de paz, enviando un saludo a las personas del Catatumbo, a las de zona de frontera y a los cucuteños, invitando a reiterar su compromiso con la paz y la reconciliación.

Ver Galería.