Jóvenes del Decanato de Nuestra Señora del Rosario participan de un primer encuentro

Foto: cortesía

El Decanato de Nuestra Señora del Rosario reunió a los integrantes de los movimientos juveniles para vivir el primer Encuentro de Movimientos Juveniles 2019, promovido por la comisión diocesana de Pastoral Juvenil.

En la Casa Pastoral Beato Padre Luis Variara, ubicada en el municipio de Villa del Rosario, se reunieron más de 115 jóvenes para escuchar y experimentar la Palabra de Dios.

Bajo el lema “Hacer lo que Él les diga” (Jn 2, 3), los jóvenes trabajaron en este espacio: integración y fortalecimiento del trabajo grupal, asimismo, un encuentro personal con Cristo.

Clausura Semana de la Familia en la Vicaría Rural

Fotos: cortesía

La Vicaría rural de la Diócesis de Cúcuta organizó un gran encuentro para celebrar la clausura de la Semana de la Familia 2019, asimismo, fortalecer la comisión diocesana de pastoral familiar.

Durante tres días (21, 22 y 23 de junio) en el municipio de Lourdes, Norte de Santander, 42 parejas de todos los municipios que integran la Vicaría rural participaron de una experiencia enriquecedora.

Momentos de oración, reflexión, crecimiento personal, familiar y reavivar el compromiso con la Pastoral Familiar, fueron las principales actividades que se desarrollaron, gracias a la colaboración de sacerdotes, laicos y personas que han estado apoyado estos procesos de formación.

Obispos analizan realidad del país en Asamblea Plenaria

Fotos: cortesía

Desde este lunes 1 de julio y hasta el sábado 6, los Obispos católicos del país se reúnen en la CVIII Asamblea Plenaria, donde analizan los principales aspectos de interés público con la intención de comprometerse desde la acción pastoral y evangelizadora.

En la primera sesión se expusieron los temas de pobreza, asesinato de líderes sociales, los cultivos ilícitos, la migración venezolana, la trata de personas, el acompañamiento a las víctimas, la dificultad en la implementación de los acuerdos con las FARC, entre otras problemáticas, que afectan directamente a regiones específicas del país y que requieren urgente respuesta a nivel gubernamental.

Precisamente, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta, en su más reciente editorial para el Periódico La Verdad, explica la temática a tratar durante esta semana en el encuentro nacional de Obispos: https://bit.ly/2LxYnZY

Ver Galería.

Cúcuta conserva la devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

La tarde del 28 de junio, en el marco de la Solemnidad al Sagrado Corazón de Jesús, los sacerdotes; diáconos; seminaristas; religiosos; religiosas; movimientos apostólicos y fieles de la Diócesis de Cúcuta se dieron cita en el monumento Cristo Rey del barrio La Cabrera.

Este monumento representa la promesa que hizo Cúcuta de conservar siempre la devoción al Sagrado Corazón, a San José, a Nuestra Señora de Cúcuta y de propagar la devoción a san Emigdio, patrono y defensor contra los terremotos.  Ya que, en la base de la imagen, está lo que quedó del altar de la Catedral en el terremoto del año 1875.

Animados por el Obispo de esta Iglesia particular, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid y acompañados por los Bomberos y la Policía Nacional, se dio inicio a la celebración con la procesión por las principales calles de la ciudad.

Monseñor recordó las apariciones de “Cristo glorioso resucitado” a Santa Gertrudis, Santa María de Alacoque y Santa Faustina y enfatiza en ellas las dimensiones para contemplar a Cristo: la gracia de la santidad, el amor y la misericordia, respectivamente.

Así pues, “llevamos a Cristo por las calles de Cúcuta, para honrar y reparar al Sagrado Corazón”, manifestó el Obispo.  La celebración continuó con la Santa Misa en la Catedral San José.

Ver Galería.

La economía al servicio de la dignidad humana y del bien común

En dos ocasiones, cada año, todos los Obispos de Colombia, de las distintas arquidiócesis y diócesis, así como de los Vicariatos Apostólicos, provenientes de todas las zonas de Colombia nos encontramos fraternalmente en la Sede de nuestra Conferencia Episcopal en Bogotá para revisar la situación de la realidad nacional y entrar en temas que son de fundamental importancia para la evangelización y la actividad de la Iglesia de Cristo en nuestra Patria, para animar y fortalecer el camino de nuestras comunidades.

Este año, en la semana del 1 al 6 de julio 2019, celebraremos la (CVIII) Centésima octava Asamblea Plenaria, para estudiar el tema: La Economía al servicio de la dignidad humana y el bien común.  Estamos dedicando tres años al estudio de la incidencia de la evangelización en los distintos ambientes sociales.  La Iglesia quiere entrar en lo profundo de la realidad social y, desde el Evangelio de Cristo, tratar de comprender e iluminar el camino de nuestra acción social y de anuncio de las verdades de la fe.

Esta temática nos hace entrar en lo profundo de la Doctrina social de la Iglesia, en la lectura que se hace desde el evangelio de los distintos temas que se han ido creando en el último siglo, para comprender la lectura que los cristianos han hecho de los distintos temas que tocan la vida humana y las realidades del hombre, que vive en común con otros hombres y tiene particulares modos de reflexión y vida.

La Doctrina social de la Iglesia se ha desarrollado a partir del Magisterio de los Pontífices desde el papa León XIII, con la publicación de la Encíclica Rerum Novarum (1891) y que ha continuado a lo largo de los decenios con enseñanzas muy precisas y claras para los cristianos, orientando su  forma de comprender las realidades sociales.  En los últimos años hemos tenido dos Encíclicas sociales de mucha importancia, Caritas in Veritate (Caridad en la verdad) de Benedicto XVI y Laudato si (Alabado seas) del Papa Francisco.  Ellas nos han hecho entrar en el tema de la caridad y el servicio a los hermanos y la vivencia de la caridad en primer lugar y, en el cuidado de la casa común y del entorno en el cual vive el hombre.

El objeto de nuestro encuentro nos hará entrar en una dimensión muy importante de la Doctrina social de la Iglesia, la Dignidad de la persona humana.  La Iglesia en su enseñanza a lo largo de los siglos, no ha dejado de indicar al hombre, su realidad, sus derechos, su ser, como objeto de la reflexión y de las respuestas que deben darse desde la fe.  El hombre, su ser, ha alcanzado una respuesta clara y precisa en el evangelio de Cristo, en la misión y tarea que se le ha confiado y en el horizonte para el desarrollo de su ser, según la voluntad de Dios.

La dignidad humana surge de la acción de Dios, pues el hombre es creatura de las manos del Altísimo, habiendo recibido del creador su alma y su cuerpo, además de una tarea y una misión concreta en la realidad y en el mundo.  El hombre fue creado de las manos de Dios y de su acción, recibiendo ser “imagen” de El (Génesis 1, 26).

En virtud de su dignidad el hombre ha recibido una tarea una misión, que realizar en el mundo, tanto en sus relaciones interpersonales, como en el cuidado y el desarrollo, además del aprovechamiento de lo creado.  Este es uno de nuestros grandes retos en la humanidad que vivimos y experimentamos hoy.

El Concilio Vaticano II, en la Constituciòn pastoral Gaudium et Spes (Gozo y esperanza) nos enseña:  «Todos los bienes de la tierra deben ordenarse en función del hombre, centro y vértice de todos ellos (…) La Biblia enseña que el hombre ha sido creado «a imagen y semejanza de Dios» (…) y que por Dios ha sido constituido señor de la entera creación visible para gobernarla y usarla glorificando a Dios (…) Pero Dios no creó al hombre en solitario (…) El hombre es, en efecto, por su íntima naturaleza, un ser social y no pue­de vivir ni desplegar sus cualidades sin relacionarse con los demás»  (Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 12).

Precisamente en este orden es que queremos revisar y estudiar el tema de la economía, de las distintas relaciones sociales que se establecen en torno al trabajo, a la compensación justa y necesaria para el trabajo humano, en la propiedad a la cual tiene derecho el hombre y, también al acceso que todos tienen como derecho fundamental al uso de los bienes materiales.

En este contexto social en el cual vivimos, la economía a veces parece algo lejano, destinada a ser estudiada y dirigida por unos pocos técnicos, que establecen normas y leyes que nos alejan de la justicia y de los derechos de las personas.

La Doctrina social de la Iglesia ha enseñado siempre que hay unas cuestiones fundamentales en la lectura del orden social (base de la economía).  Ya el Papa León XIII en la Encíclica  Rerum Novarum, había puesto tres valores fundamentales que debían ser tenidos en cuenta: el uso de los bienes materiales para todos; el valor del trabajo -su respeto, fortalecimiento, justa compensación-; y los derechos de la familia en la justicia y la garantía de salarios y derechos justos  (Este tema es ratificado por San Juan XIII en la Encíclica Mater et Magistra (Madre y Maestra) n. 42.

En nuestros días se va fortaleciendo la propuesta de una nueva economía, que tenga al hombre y sus derechos como fundamento, con la propuesta de un nuevo modelo alternativo de economía y de sociedad.   La Iglesia en Colombia ha valorado y apoyado en muchos momentos estos temas, con el fortalecimiento del cooperativismo; con la creación y fortalecimiento del SENA, como oportunidad de formación de los jóvenes; con la creación de un comercio equitativo, solidario y respetuoso de la naturaleza y de los bienes comunes.

El tema de la economía, de los parámetros sociales de lectura de los bienes económicos,  de los medios de producción y de sus ganancias, tiene que pasar necesariamente por el bien común y destino social que estos bienes tienen, la Iglesia lo ha llamado una hipoteca social   (San Juan Pablo II, Encíclica Sollicitudo Rei Socialis (Solicitud por las cosas sociales, n. 42).

Los bienes, la propiedad privada tienen también su valor y deben ser respetadas, pero es necesario que se fortalezca un camino de justicia y de participación de los bienes para todos, sin distinción, evitando la inequidad y la injusticia para muchos.

Es necesario proponer una respuesta a la realidad social, en el ejercicio y cumplimiento de cuanto la Iglesia ha enseñado que es la justicia social, el derecho a todos a acceder a los bienes de la naturaleza, de la producción económica, al satisfacer sus necesidades primarias y fundamentales.  El Evangelio de Cristo, está claramente en la base de estas opciones y de estas respuestas que son tan necesarias.  Les pido queridos lectores de LA VERDAD que pongan esta intención en sus oraciones, pidiendo las luces del Espíritu Santo sobre el trabajo que realizaremos.

¡Alabado sea Jesucristo!

Obispos exponen sus acciones en torno al conflicto y la migración en Norte de Santander

De izq. a der. Mons. Omar Sánchez, Obispo de Tibú; Mons. Víctor Ochoa, Obispo de Cúcuta; Mons. Gabriel Villa, Obispo de Ocaña y José Luis Ramírez, director Prospecta & Innova.  Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta.

El viernes 21 de junio en una extensa jornada en el Hotel Casablanca de Cúcuta, se reunieron los Obispos de Norte de Santander, donde estuvieron analizando el contexto del conflicto y la migración en cada una de sus regiones y los resultados de los proyectos y retos que cada una de las Diócesis ha venido adelantando.

También se tuvieron en cuenta a la Arquidiócesis de Pamplona y la Diócesis de Arauca, donde sus realidades principales son la preservación del páramo de Santurbán y migración en la primera, y por parte de Arauca, el marcado conflicto armado e igualmente, la situación migratoria.

Los Obispos de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid; de Tibú, Omar Alberto Sánchez Cubillos; y el Obispo de Ocaña, Monseñor Gabriel Ángel Villa Vahos; dieron a conocer las acciones con la que cada una de sus jurisdicciones eclesiásticas ha aportado en la construcción de paz.

José Luis Ramírez Ospina, director de la fundación Prospecta & Innova, hizo parte de este encuentro, participando como facilitador.  Ramírez afirmó que en el desarrollo de este análisis, no sólo se conoció cómo desde la Iglesia católica se han mitigado las consecuencias de las crisis que afectan al departamento, sino que ahora, se puede “entender hacía dónde podemos ir (…) el día de hoy identificamos líneas en común para llegar a acuerdos y compromisos importantes para el pueblo nortesantandereano y Arauca”, concluyó.

Entre las líneas en común se establecieron: la evangelización (todas las Diócesis trabajarán ella); formación integral (Cúcuta, Tibú y Ocaña); fortalecimiento organizacional (Cúcuta, Tibú, Arauca y Pamplona); paz y reconciliación (todas); caridad e inclusión social (todas); ambiente, desarrollo rural y economía campesina (Tibú, Pamplona, Arauca y Ocaña); migración y desplazamientos (todas).

Cucuteños salen a las calles para revivir el misterio de Cristo

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Desde la Catedral San José, el 20 de junio, la Diócesis de Cúcuta celebró la Solemnidad del Corpus Christi, con presencia de los fieles y movimientos apostólicos de esta Iglesia particular.

La celebración del Cuerpo y Sangre de Cristo a nivel general tendrá lugar en todas las parroquias el día domingo 23.  Pero para continuar con una tradición, se celebró el día jueves con la Sagrada Eucaristía, presidida por el Obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, donde expresó que este “es un encuentro personal, directo y real con Jesús”, que salva y redime.

En el momento de la homilía durante la Santa Misa, Monseñor anunció que seguidamente se llevaría con devoción y piedad el Santísimo Sacramento del altar por las calles, asegurando que “caminar con Cristo en nuestras plazas y nuestras calles nos hace entrar en diálogo profundo con Él y contemplar el misterio eucarístico; lo hacemos piadosamente, lo llevamos como un tesoro precioso”.

Una vez terminada la Eucaristía, los cucuteños dieron inicio a la procesión por las principales vías de la ciudad, donde se dispusieron siete altares, a cargo de las más importantes instituciones públicas y privadas de Cúcuta, para revivir el misterio de Cristo, donde el pan y el vino se hacen vida.

Con devoción se puso a Cristo en el centro de la vida de cada uno de los asistentes para la adoración y seguir su ejemplo de caridad.  En los altares se encontraban donaciones de productos básicos de la canasta familiar, los cuales tienen como destino, las familias más necesitadas de la ciudad.

Ver Galería.

Animadores Bíblicos celebran clausura del primer semestre 2019

Fotos: Facebook ABP Cucuta Colombia

La Animación Bíblica de la Pastoral (ABP) de la Diócesis de Cúcuta concluyó este primer semestre del año con los grados y envíos de Animadores Bíblicos.

El sábado 15 de junio, en la casa Tabor de las hermanas Misioneras de la Nueva Vida, vía Chinácota, tuvo lugar el encuentro de 140 miembros de la ABP.  En medio de este lugar campestre y animados por el padre Jairo Cárdenas, delegado de la Comisión ABP, compartieron este cierre de semestre, donde además, se entregó el contenido a las cabezas de grupo del material que se trabajará en la Semana Bíblica.

Para los servidores de la Palabra, los meses de junio y julio son de preparación; agosto y septiembre de visitar las parroquias, para socializar con los agentes de pastoral de todas las parroquias urbanas y rurales, los temas de la Cartilla de la Semana Bíblica, que con anterioridad se entregará en cada una de las 115 parroquias que conforman la Diócesis de Cúcuta.  Igualmente, visitarán centros comerciales, colegios, ancianatos e instituciones para guiarlos en lo que será el desarrollo de la Semana Bíblica del 22 al 29 de septiembre.

Director nacional de la Unidad de Víctimas desde la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, anuncia mayor atención a víctimas

Foto: laopinion.com.co

Este lunes 17 de junio, visitó la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, el director nacional de la Unidad para la Atención Integral y Reparación a la Víctimas, Ramón Alberto Rodríguez.

Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta, acompañó a Rodríguez durante su recorrido por este lugar de paso, donde llegan hijos de colombianos retornados, muchos de ellos son jóvenes sin documentación.

El funcionario anunció que se iniciará un proceso de identificación, teniendo conocimiento de censos y caracterización, para definir cómo se les puede ofrecer la mejor ayuda humanitaria.

Se va a trabajar con un mecanismo de verificación en medición de subsistencia mínima, donde junto a la dirección territorial de Norte de Santander, se adelanta la recolección de información, permitiendo conocer las personas víctimas retornadas en las partes más periféricas de la ciudad de Cúcuta, y que se encuentren en el registro único de Víctimas.

El director nacional afirmó que se va a reforzar la atención a la población migrante damnificada.