Obispos de Norte de Santander exponen sus acciones en torno al conflicto y la migración

De izq. a der. Mons. Omar Sánchez, Obispo de Tibú; Mons. Víctor Ochoa, Obispo de Cúcuta; Mons. Gabriel Villa, Obispo de Ocaña y José Luis Ramírez, director Prospecta & Innova.  Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta.

El viernes 21 de junio en una extensa jornada en el Hotel Casablanca de Cúcuta, se reunieron los Obispos de Norte de Santander, donde estuvieron analizando el contexto del conflicto y la migración en cada una de sus regiones y los resultados de los proyectos y retos que cada una de las Diócesis ha venido adelantando.

También se tuvieron en cuenta a la Arquidiócesis de Pamplona y la Diócesis de Arauca, donde sus realidades principales son la preservación del páramo de Santurbán y migración en la primera, y por parte de Arauca, el marcado conflicto armado e igualmente, la situación migratoria.

Los Obispos de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid; de Tibú, Omar Alberto Sánchez Cubillos; y el Obispo de Ocaña, Monseñor Gabriel Ángel Villa Vahos; dieron a conocer las acciones con la que cada una de sus jurisdicciones eclesiásticas ha aportado en la construcción de paz.

José Luis Ramírez Ospina, director de la fundación Prospecta & Innova, hizo parte de este encuentro, participando como facilitador.  Ramírez afirmó que en el desarrollo de este análisis, no sólo se conoció cómo desde la Iglesia católica se han mitigado las consecuencias de las crisis que afectan al departamento, sino que ahora, se puede “entender hacía dónde podemos ir (…) el día de hoy identificamos líneas en común para llegar a acuerdos y compromisos importantes para el pueblo nortesantandereano y Arauca”, concluyó.

Entre las líneas en común se establecieron: la evangelización (todas las Diócesis trabajarán ella); formación integral (Cúcuta, Tibú y Ocaña); fortalecimiento organizacional (Cúcuta, Tibú, Arauca y Pamplona); paz y reconciliación (todas); caridad e inclusión social (todas); ambiente, desarrollo rural y economía campesina (Tibú, Pamplona, Arauca y Ocaña); migración y desplazamientos (todas).

Cucuteños salen a las calles para revivir el misterio de Cristo

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Desde la Catedral San José, el 20 de junio, la Diócesis de Cúcuta celebró la Solemnidad del Corpus Christi, con presencia de los fieles y movimientos apostólicos de esta Iglesia particular.

La celebración del Cuerpo y Sangre de Cristo a nivel general tendrá lugar en todas las parroquias el día domingo 23.  Pero para continuar con una tradición, se celebró el día jueves con la Sagrada Eucaristía, presidida por el Obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, donde expresó que este “es un encuentro personal, directo y real con Jesús”, que salva y redime.

En el momento de la homilía durante la Santa Misa, Monseñor anunció que seguidamente se llevaría con devoción y piedad el Santísimo Sacramento del altar por las calles, asegurando que “caminar con Cristo en nuestras plazas y nuestras calles nos hace entrar en diálogo profundo con Él y contemplar el misterio eucarístico; lo hacemos piadosamente, lo llevamos como un tesoro precioso”.

Una vez terminada la Eucaristía, los cucuteños dieron inicio a la procesión por las principales vías de la ciudad, donde se dispusieron siete altares, a cargo de las más importantes instituciones públicas y privadas de Cúcuta, para revivir el misterio de Cristo, donde el pan y el vino se hacen vida.

Con devoción se puso a Cristo en el centro de la vida de cada uno de los asistentes para la adoración y seguir su ejemplo de caridad.  En los altares se encontraban donaciones de productos básicos de la canasta familiar, los cuales tienen como destino, las familias más necesitadas de la ciudad.

Ver Galería.

Animadores Bíblicos celebran clausura del primer semestre 2019

Fotos: Facebook ABP Cucuta Colombia

La Animación Bíblica de la Pastoral (ABP) de la Diócesis de Cúcuta concluyó este primer semestre del año con los grados y envíos de Animadores Bíblicos.

El sábado 15 de junio, en la casa Tabor de las hermanas Misioneras de la Nueva Vida, vía Chinácota, tuvo lugar el encuentro de 140 miembros de la ABP.  En medio de este lugar campestre y animados por el padre Jairo Cárdenas, delegado de la Comisión ABP, compartieron este cierre de semestre, donde además, se entregó el contenido a las cabezas de grupo del material que se trabajará en la Semana Bíblica.

Para los servidores de la Palabra, los meses de junio y julio son de preparación; agosto y septiembre de visitar las parroquias, para socializar con los agentes de pastoral de todas las parroquias urbanas y rurales, los temas de la Cartilla de la Semana Bíblica, que con anterioridad se entregará en cada una de las 115 parroquias que conforman la Diócesis de Cúcuta.  Igualmente, visitarán centros comerciales, colegios, ancianatos e instituciones para guiarlos en lo que será el desarrollo de la Semana Bíblica del 22 al 29 de septiembre.

Director nacional de la Unidad de Víctimas desde la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, anuncia mayor atención a víctimas

Foto: laopinion.com.co

Este lunes 17 de junio, visitó la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, el director nacional de la Unidad para la Atención Integral y Reparación a la Víctimas, Ramón Alberto Rodríguez.

Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la Diócesis de Cúcuta, acompañó a Rodríguez durante su recorrido por este lugar de paso, donde llegan hijos de colombianos retornados, muchos de ellos son jóvenes sin documentación.

El funcionario anunció que se iniciará un proceso de identificación, teniendo conocimiento de censos y caracterización, para definir cómo se les puede ofrecer la mejor ayuda humanitaria.

Se va a trabajar con un mecanismo de verificación en medición de subsistencia mínima, donde junto a la dirección territorial de Norte de Santander, se adelanta la recolección de información, permitiendo conocer las personas víctimas retornadas en las partes más periféricas de la ciudad de Cúcuta, y que se encuentren en el registro único de Víctimas.

El director nacional afirmó que se va a reforzar la atención a la población migrante damnificada.

Presentación del documento «Instrumentum Laboris»

Foto: vaticannews.va

Se presentó el documento de trabajo «Instrumentum Laboris», como preparación para la próxima Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos con el tema de la  «Amazonía: Nuevos caminos para la Iglesia y para una Ecología Integral».  La Asamblea está prevista del 6 de octubre hasta el 27 del mismo mes.

‘Instrumentum Laboris’ fue publicado en tres idiomas: español, italiano y portugués; compuesto por 147 puntos divididos en 21 capítulos, separados en tres partes.

El texto está estructurado a las conversiones pastorales que invita el Papa Francisco a través de la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium (ver-escuchar); la conversión ecológica a través de la Encíclica Laudato Si’ (juzgar-actuar); y la conversión a la sinodalidad eclesial mediantela Constitución Apostólica Episcopalis Communio que “estructura el caminar juntos” (juzgar-actuar).

La primera parte se titula «La voz de la Amazonía», que presenta la realidad del territorio y de sus pueblos.  En este apartado se destaca la importancia del diálogo: «nuevos caminos de diálogo», «diálogo y misión», «diálogo con los pueblos amazónicos», entre otros.

La segunda parte se titula «Ecología integral: el clamor de la tierra y de los pobres», donde se advierte sobre la «destrucción extractivista», abordando cuestiones muy relevantes como «los pueblos indígenas en aislamiento voluntario (PIAV)».  Temas de interés mundial tales como la migración, la urbanización, la familia y comunidad, la salud, la educación integral y la corrupción.

En la tercera parte del ‘Instrumentum Laboris’, se reflexiona sobre los desafíos y esperanzas.  La Iglesia anima a tener un rol “profético en la Amazonía”, pero también presenta “la problemática eclesiológica y pastoral” de la región.

Dos Solemnidades que fortalecen nuestra fe

La liturgia de la Iglesia nos propone en estos días dos solemnidades  que tienen gran importancia para nuestra fe y que nos pueden ayudar a comprender mejor cuánto Dios quiere de nosotros.  Quisiera reflexionar con ustedes, queridos lectores de LA VERDAD.

La primera gran Solemnidad es la de la Santísima Trinidad que celebramos este domingo, después del domingo de Pentecostés.  Es una fiesta popular, que tiene su origen en una gran peregrinación en Italia a un lugar donde son conservados «iconos», imágenes de la Santísima Trinidad, de Cristo, de la Santísima Virgen y de los Santos, para protegerlas de frente a los que las querían destruir (los iconoclastas).  Una fiesta popular, una peregrinación que llevó a que en este día centremos nuestra atención en el misterio de la Unidad De Dios.

Una única realidad de Dios, pero que se manifiesta en tres personas distintas, en tres dimensiones: Dios Padre que es creador de todo lo que existe, el hacedor supremo de toda la realidad del mundo, de su Palabra creadora ha surgido todo cuanto existe y cuanto podemos contemplar y experimentar.  Un Dios Padre que ha creado al hombre, le ha dotado de inteligencia y libertad, regalándole su cuerpo y sus capacidades para que tenga el dominio sobre todas las cosas.  Un Dios que con su Palabra, guía y habla al hombre en momentos diversos de la historia para llevarle a si, para manifestarle su designio creador, luego del pecado y la decisión libre con la cual se separó de su voluntad.  El Supremo hacedor, que es quien ha ordenado, distribuido y establecido las leyes de la física y el ordenamiento del mundo en su infinitud.  El Altísimo que ha querido salvar al hombre y mirarlo con misericordia y con clemencia, sin castigarlo por su actitud al separarse de su designio y de su amor.  Dios que quiere llevar a plenitud su creación, concediendo al hombre un espacio particular y la supremacia sobre el mundo.

Celebramos a Dios Hijo, que es increpado y que es engendrado por el Padre, para ponerle como centro de todo lo creado y por su encarnación, salvar al hombre del pecado y del mal, para realizar su plan de salvación y redención del hombre que ha salido de las manos del Altísimo.   En un designio de amor y de vida, en un plan de salvación ha tomado la condición humana para salvarnos y reconstruir cuánto había creado un día.  Asume Dios Padre la humanidad del hombre en su realidad concreta.

Celebramos al Espíritu Santo, que no ha sido creado, no ha sido engendrado, sino que procede del Padre y el Hijo De Dios, fruto de su amor y realidad de profunda comunión entre ellos.

A la Santísima Trinidad ofrecemos nuestro culto, nuestra adoración y gloria, a ella, a la Trinidad Santa elevamos nuestra oración y nuestra acción de gracias, a ellos se dirige la creación entera y es la razón y realidad de nuestra existencia.

El jueves siguiente a la Santísima Trinidad celebraremos la Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, con devoción y fe, nos centraremos en este gran misterio de la presencia real de Jesucristo en su precioso Cuerpo y Santísima Sangre, en el gran misterio de la Eucaristía.

Desde el siglo undécimo, por dos grandes milagros, el de Orvieto y el Bolsena, donde se manifestó prodigiosamente la presencia real de Cristo en las especies eucarísticas, la Iglesia deseo establecer esta Solemnidad para que adoráramos con fe y atención la presencia de Cristo en el pan y en el vino, después de la consagración.

Esta particular celebración nos lleva a mirar el amor de Dios manifestado en la Eucaristía, Pan de Vida, como el mismo Jesús nos enseña en los Evangelios (Juan 6), que es prenda de vida eterna.

El Cuerpo de Cristo que sufre y nos redime, nos perdona, lleva sobre si los pecados de la humanidad, pero que es también el cuerpo glorioso del resucitado.   Cuerpo de Cristo que es salvación y vida, el nuevo mana, que nos regala la vida eterna.

La Sangre preciosa de Cristo que nos redime y lava nuestros pecados y nuestra mandad, haciéndonos entrar en el Reino De Dios, estableciendo la nueva creación y el nuevo tiempo de Dios en la historia humana.

Por una bellísima tradición, la Hostia consagrada, el Cuerpo de Cristo, recorre nuestras calles, los invito a adorar al Señor y a pedir su bendición sobre nosotros, animando el espíritu de caridad y de servicio que debemos tener entre nosotros.

Aprovechemos con gran fe estas celebraciones, para fortalecer nuestra fe y nuestro camino de esperanza, con los cuales queremos ANUNCIAR A JESUCRISTO, CON AMOR.

¡ALABADO SEA JESUCRISTO!

Avances en obras de reparación de la Catedral San José

Fotos: Cortesía

La Catedral San José de Cúcuta es una obra arquitectónica de más de 100 años de antigüedad. Debido a los efectos del sol, el agua, y el uso, se ha ido deteriorando, razón por la cual se vio la necesidad desde hace dos años de iniciar un proceso de restauración, para mejorar el Templo madre de esta Iglesia particular de Cúcuta.

Por el deterioro de la construcción, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, Obispo de la ciudad; junto al párroco de la Catedral, el padre Esteban Osorio; y, con la orientación de Julio Alfredo Delgado, profesional en Arquitectura, pusieron en marcha el proyecto de conservación del Templo.

En los avances de reparación de Catedral San José, se ha logrado intervenir la cubierta de las naves principales del Templo y ya se ha terminado la primera parte del techo.

La Diócesis de Cúcuta agradece la generosidad de los fieles y los invita a continuar apoyando la conservación del Templo madre de los cucuteños.

Mensaje del Papa Francisco para la Tercera Jornada Mundial de los Pobres

Foto: aciprensa.com

Este 13 de junio, la Santa Sede presentó el mensaje para la Tercera Jornada Mundial de los Pobres, que se realizará el 17 de noviembre de 2019 con el lema “La esperanza de los pobres nunca se frustrará”.

El papa señaló que “el pobre sabe que Dios no puede abandonarlo; por eso vive siempre en la presencia de ese Dios que lo recuerda. Su ayuda va más allá de la condición actual de sufrimiento para trazar un camino de liberación que transforma el corazón, porque lo sostiene en lo más profundo”.

El Papa Francisco enumeró 10 ítems para esta jornada:

  1. «La esperanza de los pobres nunca se frustrará» (Sal 9,19). Las palabras del salmo se presentan con una actualidad increíble.
  2. También hoy debemos nombrar las numerosas formas de nuevas esclavitudes a las que están sometidos millones de hombres, mujeres, jóvenes y niños.
  3. El contexto que el salmo describe se tiñe de tristeza por la injusticia, el sufrimiento y la amargura que afecta a los pobres. A pesar de ello, se ofrece una hermosa definición del pobre. Él es aquel que «confía en el Señor»
  4. La descripción de la acción de Dios en favor de los pobres es un estribillo permanente en la Sagrada Escritura. Él es aquel que “escucha”, “interviene”, “protege”, “defiende”, “redime”, “salva”… En definitiva, el pobre nunca encontrará a Dios indiferente o silencioso ante su oración.
  5. No hay forma de eludir la llamada apremiante que la Sagrada Escritura confía a los pobres. Dondequiera que se mire, la Palabra de Dios indica que los pobres son aquellos que no disponen de lo necesario para vivir porque dependen de los demás.
  6. La Iglesia, estando cercana a los pobres, se reconoce como un pueblo extendido entre tantas naciones cuya vocación es la de no permitir que nadie se sienta extraño o excluido, porque implica a todos en un camino común de salvación. La condición de los pobres obliga a no distanciarse de ninguna manera del Cuerpo del Señor que sufre en ellos.
  7. «La opción por los últimos, por aquellos que la sociedad descarta y desecha» (ibíd., 195) es una opción prioritaria que los discípulos de Cristo están llamados a realizar para no traicionar la credibilidad de la Iglesia y dar esperanza efectiva a tantas personas indefensas.
  8. A los numerosos voluntarios, que muchas veces tienen el mérito de ser los primeros en haber intuido la importancia de esta preocupación por los pobres, les pido que crezcan en su dedicación.
  9. A veces se requiere poco para devolver la esperanza: basta con detenerse, sonreír, escuchar.
  10. El Señor no abandona al que lo busca y a cuantos lo invocan; «no olvida el grito de los pobres» (Sal 9,13), porque sus oídos están atentos a su voz. La esperanza del pobre desafía las diversas situaciones de muerte, porque él se sabe amado particularmente por Dios, y así logra vencer el sufrimiento y la exclusión.

El Clero diocesano se prepara para la misión

Fotos: Centro de Comunicaciones Diócesis de Cúcuta

Desde el lunes 10 y hasta mañana viernes 14 de junio, el clero de la Diócesis de Cúcuta desarrolla la semana de formación en las instalaciones del Seminario Mayor San José.

Acompañados por el Obispo de esta Iglesia particular, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, trabajan en el Sistema de Gestión de Salud y Seguridad en el Trabajo, y, por otra parte, profundizan sobre la misión en la vida de la Iglesia, como preparación para el mes misionero de octubre, convocado por el Papa Francisco.